¿Estas prestando atención? Aprenda a mejorar su enfoque

Podemos evocar ese tipo de atención cuando somos jóvenes, pero a medida que envejecemos se vuelve más difícil concentrarnos intensamente en algo. ¿Porque? No se sabe con certeza, pero hay una teoría que dice que los jóvenes tienen algún tipo de sistema que evita que información irrelevante ingrese al cerebro e interfiera con la atención. A medida que envejecemos, tenemos menos capacidad de concentración y tienden a aparecer más distracciones. Cuando muchos de ellos pasan por nuestro “filtro”, pueden afectar la forma en que estamos prestando atención y realizando ciertas tareas.

Nadie puede prestar atención a todo. Varios datos son bombardeados constantemente en nuestros sentidos. Cada color, objeto, sonido, sabor, olor o sensación física se lleva al cerebro y se procesa. Pero la mayoría de estas entradas son sabias y se ignoran; sería agotador verlo todo todo el tiempo. En cambio, elegimos en qué debemos enfocarnos. Es esta información la que se conserva en la memoria a corto plazo o en la memoria de trabajo. A medida que envejecemos, tendemos a disminuir este tipo de memoria.

¡Mantente enfocado!

El foco está estrechamente relacionado con la atención. Si pensamos en la atención como el acto de encender la luz en una habitación oscura, el enfoque sería apuntar un rayo láser a un objeto específico en la habitación. Por tanto, podemos decir que el foco es ese intenso nivel de atención que te hace sentir que el recuerdo se va grabando en el cerebro.

A medida que envejecemos, también perdemos parte de esa capacidad. Los pequeños detalles simplemente desaparecen. Si va a leer un pasaje de un libro, es probable que recuerde el punto principal, pero una persona más joven puede recordar oraciones exactas. La concentración comienza a requerir más energía e interés a medida que envejecemos.

Para ayudar, intente poner en práctica estas tareas:

  1. Tomar notas personales ayuda a mover la información de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo, y esto proporciona un registro sólido para el futuro.

  2. Utilice su teléfono inteligente o una grabadora portátil para grabar conversaciones importantes o realizar grabaciones personales.

  3. Elimine cualquier distracción a su alrededor apagando el sonido o el televisor. Si tiene frío, use un abrigo. Si tienes hambre, come. Cuanto más cómodo esté, más podrá concentrarse.

  4. Si necesita concentrarse en algo y hay mucho ruido en la casa, vaya a otro lugar, como una biblioteca.

  5. Una taza de café puede ayudarlo a concentrarse mejor. Esto solo funciona si ya tiene el hábito de tomar café. De lo contrario, el efecto adverso de la cafeína, la agitación, solo dificultará su atención.

Estrategias diarias

Prestar atención significa movilizar todos los sentidos para disfrutar o tomar posesión mental del entorno. Mientras su percepción sea superficial, será difícil recordar lo que sucede a su alrededor. Prestar atención a algo puede ser una tarea muy exigente, porque prestar atención a la mitad no es realmente prestar atención.

Aquí hay algunas reglas para asegurar una atención vigorosa:

  • Manténgase alerta. Mantén la mente abierta y prepárate para aprender algo nuevo.
  • Mantenga sus intereses en varias áreas. Y tenga curiosidad. Si un pasatiempo ya no le interesa, reemplácelo.
  • Haz planes y hazlos realidad. Cualquier proyecto que lideres proporciona crecimiento y le da sentido a la vida, incluso si cambia a mitad de camino o fracasa.
  • Mantenga o cree contactos estimulantes con los demás . Es posible motivar la atención manteniendo una sólida red de amigos o participando en una actividad donde conocer gente nueva.
  • Toma decisiones conscientes : son más fáciles de recordar
  • Comunicarse . Compartir con otros lo que ha aprendido o atravesado requiere preparación mental. Esto, junto con el deseo de aportar algo a los demás, es una buena forma de estimular la atención y la memoria.

No todos tienen el mismo tipo de capacidad de atención y no todos prestan atención de la misma manera. La forma en que absorbemos la información está influenciada por la educación, pero también depende de nuestra personalidad, intereses principales y actitud hacia el mundo. Lo importante, sin embargo, es permanecer flexible, bien enfocado en las áreas seleccionadas, pero con la mente abierta para poder enfrentar nuevos desafíos y demandas.