Conoce los alimentos que pueden disminuir tu ansiedad

Un poco de ansiedad es bueno. Es la respuesta adecuada al estrés: es lo que te hace mirar en ambos sentidos al cruzar la calle, ensayar repetidamente antes de un discurso y comprobar varias veces el cálculo de la declaración de renta. Pero puedes exagerar tu ansiedad, preocupándote demasiado por los detalles más pequeños o cualquier cosa hasta que se convierta en un hábito. En lugar de prepararte, este estrés exagerado o crónico prácticamente te paraliza con síntomas físicos y emocionales. Sin embargo, la buena noticia es que existen formas simples y naturales de tranquilizar su mente sin siquiera tener que salir de la cocina.

Consume un tazón de cereal

La deficiencia de vitamina B12 puede causar ansiedad. Si eres vegano, es decir, no comes ningún alimento de origen animal, puedes tener deficiencia de B12; porque se encuentra con mayor frecuencia en la carne, los lácteos y los huevos. También está disponible en alimentos enriquecidos, como cereales para el desayuno. Es posible que tenga deficiencia de B12 incluso si come carne. Un estudio de la Universidad de Tufts de 3,000 hombres y mujeres encontró que hasta el 39% de las personas tienen niveles bajos de B12, mientras que alrededor del 9% son deficientes. Los investigadores plantearon la hipótesis de que el problema radica en la absorción del nutriente. La vitamina B12 en los cereales se absorbe mejor que en otros alimentos porque la vitamina se rocía como suplemento. (Tome la leche hasta el último sorbo, que es donde están las vitaminas del cereal matutino).

Corta la cafeína

Puede que sea el café lo que te esté emocionando. No es raro sentirse ansioso después de consumir bebidas con cafeína. De hecho, el cuadro de "trastorno de ansiedad inducido por cafeína" es un diagnóstico médico oficial. La cafeína es un psicoestimulante, por lo que estimula el sistema nervioso central y luego permanece en el torrente sanguíneo y los tejidos hasta por seis horas. La mayoría de las personas pueden consumir hasta 300 mg de cafeína (tres tazas de 240 ml de café o cinco tazas de té) antes de comenzar a tener problemas. Pero si consume más que eso, corte una taza al día y vea si la ansiedad desaparece.

La luz solar es un tremendo inhibidor de la ansiedad. Así que trate de estar al sol durante 15 minutos al día, y durante ese tiempo no use protector solar. Esto aumentará naturalmente los niveles de vitamina D, lo que puede disminuir la depresión y la ansiedad. Pero no olvide aplicar el protector de inmediato.

Cambiar a té de manzanilla

La manzanilla, cuyo sabor es dulce, es el remedio clásico para los nervios rotos. La hierba contiene las sustancias apigenina y luteolina, que promueven la relajación. En un estudio, los pacientes a punto de someterse a un cateterismo cardíaco fueron tratados con té de manzanilla para ver qué efectos tenía en el sistema cardiovascular. Aunque no tuvo un efecto medible, ¡10 de los 12 pacientes se quedaron dormidos durante este procedimiento que genera tanta ansiedad! ¡Pero atención! Las personas con alergias graves a la ambrosía y los crisantemos pueden tener reacciones alérgicas a la manzanilla. Para una acción calmante máxima, use dos bolsitas de té de manzanilla para una taza de agua y déjela en infusión, cubierta, durante 10 minutos. Beba tres tazas al día cuando experimente tensión.

Abre una lata de calma

El atún enlatado tiene altos niveles del aminoácido esencial lisina, uno de los componentes de los neurotransmisores. En un estudio de 2004, los hombres que tenían altos niveles de ansiedad comenzaron a sentirse mejor cuando comenzaron a tener una dieta enriquecida con lisina. Además, las tasas de aminoácidos son más altas en la carne, el pescado y las legumbres, entre otras fuentes.

Cambia el azúcar por miel

Un estudio de 2009 en Nueva Zelanda encontró que los ratones alimentados con miel, que tiene un efecto antioxidante intenso, tenían menos ansiedad en un laberinto complejo que aquellos que recibieron una cantidad equivalente de sacarosa. Por lo tanto, también puede funcionar en el estresante laberinto de la vida.

Apuesta por omega-3

Come pasta de atún. O ensalada de salmón. O un puñado de nueces y castañas. Existe evidencia de que los ácidos grasos omega-3, que abundan en los pescados grasos, las nueces y la linaza, alivian los síntomas de ansiedad. Además, reducen los niveles de estresores químicos en el cuerpo como la adrenalina (epinefrina) y el cortisol. Un estudio israelí encontró que los estudiantes que recibieron suplementos de aceite de pescado tenían menos ansiedad en las pruebas; de acuerdo con las mediciones de sus hábitos alimenticios y de sueño, niveles de cortisol y estados mentales.

Usa esencia de lavanda

Unas gotas de aceite esencial de lavanda en la almohada, el baño o el pañuelo pueden mantener a raya sus preocupaciones. Incluso puedes frotarlo sobre tu piel; es uno de los pocos aceites esenciales que se pueden aplicar directamente. Un estudio encontró que las personas que recibieron masajes con esencia de lavanda eran más optimistas y tenían menos ansiedad que las que recibieron sin este aceite. Otro estudio demostró que los masajes con aceite de lavanda pueden incluso reducir la presión sistólica (asociada con el estrés). También puede agregar cinco gotas a un vaso de agua hirviendo e inhalar para obtener un efecto calmante rápido.

Prueba el romero

Si va a hacer una prueba, doble una ramita de romero en su bolsillo o envuelva un poco de romero seco en un pañuelo. Un grupo de enfermeras que estaban tomando una prueba importante dijo que no solo calmó sus nervios, ¡sino que pensaron que les ayudó a "profundizar" en las respuestas!

Sentirse ansioso antes de realizar una prueba, dar un discurso o esperar los resultados de un examen médico es perfectamente normal. Pero puede tener un trastorno de ansiedad si le teme a las situaciones cotidianas; sentir miedo intenso; preocuparse excesivamente; tiene síntomas físicos como dolor en el pecho, palpitaciones, dificultad para respirar, mareos y problemas de estómago, o tiene recuerdos aterradores y persistentes. El enfoque terapéutico incluye terapia, en particular terapia cognitivo-conductual, medicamentos ansiolíticos y antidepresivos. Asegúrese de buscar un especialista.