Cómo organizar una fiesta gastando poco y sin desperdicio

Celebrar con familiares y amigos en una fecha especial puede ser laborioso y costoso si no lo planifica con anticipación. Por eso, hemos preparado algunos consejos sobre cómo calcular, preparar y ahorrar a la hora de organizar una bonita celebración sin desperdicio.

¿Cómo tener una fiesta perfecta?

Hay dos reglas básicas para una fiesta exitosa: planifique con anticipación y no se exceda. A continuación se ofrecen algunos consejos:

  • No invite a más personas de las que puede acomodar el espacio.
  • Pregunte con anticipación si sus invitados son vegetarianos o si tienen alguna necesidad dietética especial, para no ser atrapados en el último minuto. (Un invitado cortés le dará esa información, en lugar de aparecer y decir que no puede comer lo que está sirviendo). Si tiene un invitado que no come carne, intente preparar esta deliciosa hamburguesa vegana. ¡No te puedes equivocar!
  • Planea el menú para que sea rico en contrastes. Evite las repeticiones. Es recomendable pensar en la armonía de los sabores y texturas de los platos.
  • Elija recetas que hayan sido probadas y aprobadas y que sepa que atraerán a todos. No utilices el evento para hacer experimentos culinarios, ya que corres el riesgo de tener que aportar otra alternativa a última hora, en caso de que no funcione.
  • Sirve platos que puedas preparar con anticipación. No querrás dejar a tus invitados solos mientras sudas en la estufa. Evite platos que requieran atención de último momento.
  • Asegúrese de que haya bebidas para todos; no confíe en que todos los invitados traerán su propia bebida. Como regla general, mantenga el vino blanco frío, deje respirar el vino tinto y sirva bebidas no alcohólicas como alternativa, además de agua.
  • Sobre todo, sea considerado con los invitados. Hacer que se sientan como en casa y cómodos es tan importante como la comida que sirva.

Ahora que lo he planeado, ¿cómo ahorro y evito el desperdicio?

La respuesta es simple: ¡sigue las reglas de los buffets! ¡Y evitar las sobras y los desperdicios es la mejor manera de ahorrar! Y si no quieres que todos los invitados empiecen a salir al mismo tiempo, no dejes que se acabe la comida o la bebida. Para evitar que esto suceda, afortunadamente, existen reglas atemporales. Estos son los conceptos básicos:

  • Canapés:   Calcule cuatro por persona para acompañar bebidas.
  • Comida:   Calcule unos 700 g por persona en total para una comida principal de tres platos. Para la cena o el almuerzo, sirva un plato principal que consista en aproximadamente 200 g de proteína como carne o pescado, 125-150 g de carbohidratos como papa, arroz o pasta y otros 125-150 g de verduras como guarnición. Si sirve pasta como plato principal o entrada sustancial, trabaje a base de 100-125 g por persona.
  • Bebidas:   Una botella de vino de 750 ml tiene capacidad para seis vasos. Calcule sobre la base de 3 o 4 tazas por persona para un evento de 2 horas. Para bebidas ligeras, como jugo de naranja, calcule unos 400 ml por persona.

¡¡¡Propina!!! Para ahorrar dinero, sirva una comida con los invitados sentados, ya que las cantidades son más fáciles de calcular que para un catering.