Dolor articular: 4 recetas naturales para evitarlos

El dolor articular es un problema común para la mayoría de los brasileños. Sin embargo, puede resultar debilitante en algunos casos, especialmente en la vejez. Puede haber varias causas subyacentes.

La osteoartritis ocurre cuando el cartílago que recubre los extremos de las articulaciones (especialmente en las caderas, las rodillas y la columna) se desgasta y finalmente deteriora el hueso que se encuentra debajo.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune. Provoca inflamación alrededor de las articulaciones y puede afectar a personas mayores de 25 años. Otras causas de dolor articular son la osteoporosis y la fibromialgia.

Si sufre de dolor articular crónico, primero debe consultar con un médico para identificar la causa, ya que esto puede determinar la mejor manera de aliviar el dolor, y se pueden recetar remedios para casos agudos. Sin embargo, se ha demostrado que muchos tratamientos naturales brindan alivio, incluidos los remedios caseros que se presentan a continuación. Algunos de ellos actúan directamente para bloquear el dolor, mientras que otros ayudan a reducir la inflamación.

1. Ungüento de ají (variedad de ají)

Los chiles contienen capsaicina, que puede bloquear las señales de dolor y liberar endorfinas, hormonas relacionadas con la sensación de alegría. Espolvoree 1/2 cucharadita de chile en polvo (o pimienta de cayena) en 250 ml de aceite de oliva tibio. Masajee alrededor de las articulaciones afectadas con guantes de goma. No aplicar nunca sobre lesiones cutáneas, mantener alejado de los ojos y aclarar bien al finalizar. Otra opción es hervir a fuego lento 1 cucharada de pimienta de cayena en 500 ml de vinagre de sidra de manzana durante 10 minutos. Espere a que se enfríe y luego sumerja un paño limpio en la solución. Luego aplíquelo como una compresa en las articulaciones que le duelen.

2. Pasta de cúrcuma (cúrcuma)

Mezcle 1 cucharadita de cúrcuma con 1 cucharada de jengibre rallado. Agrega agua para hacer una pasta, aplícala sobre un paño limpio y úsala como una compresa en la articulación afectada. Otra forma de aprovechar los poderes antiinflamatorios de la cúrcuma es agregar 1 cucharada de esta planta a 1 taza de leche tibia antes de acostarse. El contenido de grasa de la leche ayuda a transportar los compuestos activos (curcuminoides) en la cúrcuma. Agregue 1 cucharadita de miel para promover un sueño tranquilo. Además, la cúrcuma también es un remedio natural que puede prevenir el cáncer de estómago, según estudios.

3. Aceites esenciales

Los aromaterapeutas creen que ciertos aceites tienen cualidades analgésicas y muchos de ellos se recomiendan para el dolor articular. Agregue un aceite esencial a un aceite base, o "portador" (alrededor de 2 a 3 ml de aceite esencial) en 30 ml de aceite base, como almendra, oliva o girasol) y úselo en masajes o compresas. Otra opción es agregar unas gotas (pero no más de 10) al baño. Prueba los aceites de eucalipto, benjuí, manzanilla, lavanda, enebro o romero. También se cree que los aceites de pimienta negra, mejorana y jengibre mejoran la circulación.

4. Suplementos calmantes

Asegúrese de seguir una dieta equilibrada, con muchas frutas y verduras. Las frutas y verduras de colores contienen antioxidantes que ayudan a absorber los radicales libres dañinos presentes en el cuerpo y a mantener la salud general. Considere tomar antioxidantes como las vitaminas C y E, además de zinc.