Endometriosis: síntomas, tipos y tratamientos para la enfermedad.

Muchas mujeres son conscientes del dolor y el sangrado de la endometriosis. Pero muchos otros todavía buscan comprender mejor o ni siquiera saben que tienen esta enfermedad. Por este motivo, se creó la campaña Marcha Amarilla, que promueve el intercambio de información más completa sobre los síntomas de la endometriosis, las causas y los tratamientos disponibles.

En el pasado, las mujeres solían escuchar a los médicos que su dolor era "solo un cólico". Hoy, se toman estos síntomas más en serio. Incluso es posible recurrir a la cirugía, en algunos casos, para tratar este problema.

De hecho, cabe mencionar que la endometriosis no previene el embarazo, ni el embarazo empeora la condición.

¿Qué es la endometriosis?

En la endometriosis, las partes del revestimiento del útero (endometrio) migran hacia afuera y se incrustan en otros tejidos abdominales. A menudo se encuentran en los ovarios, los ligamentos uterinos o el intestino.

Cada mes, cuando el estrógeno y otras hormonas inducen un engrosamiento del revestimiento uterino, estas células externas también se expanden. Luego, el tejido uterino se desprende normalmente.

Sin embargo, las células desplazadas no tienen un lugar para liberar la sangre acumulada y, como resultado, se generan quistes, cicatrices o adherencias. Aunque no todas las mujeres con endometriosis presentan síntomas, la enfermedad puede provocar un dolor intenso. De hecho, es una de las principales causas de infertilidad femenina. Para evitar esta preocupación, conozca algunas formas de reducir las posibilidades de infertilidad.

Tipos de endometriosis

Aunque la endometriosis es una enfermedad única, los médicos la dividen en tres tipos distintos. Para caracterizarlos, es necesario identificar la ubicación de las lesiones, el grado de afectación orgánica y la gravedad de la enfermedad.

El primer tipo es la endometriosis superficial . La endometriosis superficial se clasifica así por presentar pequeñas lesiones, en general, entre 1 mm y 3 mm, y que suelen afectar más al peritoneo, tejido que recubre internamente los órganos de la cavidad abdominal y pélvica.

La endometriosis superficial se puede clasificar como una forma menos agresiva, ya que no llega a los órganos pélvicos. Sin embargo, aún así, es necesario vigilar constantemente la evolución de la enfermedad.

El segundo tipo es la endometriosis ovárica . Se caracteriza por la presencia de quistes en el ovario llenos de un líquido espeso de color marrón: los endometriomas ováricos.

El tercer tipo es la endometriosis profunda . Tiene lesiones de al menos 5 mm de profundidad y es la forma más grave de la enfermedad.

Principales causas de endometriosis

Nadie sabe por qué se desarrolla la endometriosis, pero abundan las especulaciones. De acuerdo con la teoría de la "menstruación retrógrada", la sangre menstrual fluye en la dirección opuesta desde el útero a través de las trompas de Falopio.

Esta sangre transporta las células endometriales a otras regiones del abdomen, que se siembran y crecen. Otra hipótesis sugiere que la endometriosis es congénita, lo que implicaría el hecho de que algunas células del endometrio ya están fuera del útero desde el nacimiento.

Una tercera idea es que la endometriosis es causada por una deficiencia del sistema inmunológico, que no podría destruir las células fuera de lugar.

Los síntomas de la endometriosis.

Los síntomas más comunes de la endometriosis son:

  • Cólicos menstruales intensos, que comienzan antes de que comience la menstruación y alcanzan su punto máximo después del final.
  • Sangrado menstrual muy abundante, a menudo con grandes coágulos.
  • Náuseas y vómitos justo antes de la menstruación.
  • Dolor agudo durante las relaciones sexuales cualquier día del mes.
  • Diarrea, estreñimiento o dolor al defecar.
  • Sangre en las heces u orina durante la menstruación.
  • Esterilidad.

Tratamiento para la endometriosis

Tratamiento quirúrgico de la endometriosis.

La cirugía no está indicada para todos los casos. Los médicos recomiendan esta función solo para pacientes que tienen endometriosis profunda y cuando los tratamientos convencionales, basados ​​en medicamentos, no dan resultados.

El procedimiento debe realizarse en un hospital, con el paciente bajo anestesia general.

La técnica consiste en una pequeña incisión en el abdomen para eliminar o quemar el tejido endometrial que se encuentra en otros órganos. El postoperatorio es breve, pero es necesario permanecer en el hospital después de la cirugía.

Anticonceptivo para la endometriosis

Suspender la menstruación mediante el uso de píldoras anticonceptivas continuas es un método de tratamiento ampliamente utilizado por quienes padecen endometriosis.

Aunque los anticonceptivos no curan la enfermedad, consiguen estabilizar las lesiones y mejorar así la calidad de vida de los pacientes.

Hay muchas marcas de píldoras anticonceptivas, así que consulte a su médico para que le aconseje cuál es la mejor opción.

Consulte también 10 cosas que necesita saber sobre las píldoras anticonceptivas.

Medicamentos y suplementos que pueden ayudar

La combinación tradicional de vitex y plantas angélica-chinas es un poderoso remedio para corregir los desequilibrios hormonales que intensifican el dolor de la endometriosis.

Además, como el ñame mexicano, relajan el útero. Además, asegúrese de probar una combinación lipotrópica: cardo, colina, inositol, metionina, diente de león y otros ingredientes.

Esta combinación estimula al hígado a eliminar el exceso de estrógeno del cuerpo. Para obtener mejores resultados, use estos suplementos durante todo el ciclo menstrual.

Si los cólicos menstruales son dolorosos, tome calcio (500 mg, 3 veces al día) y magnesio (300 mg, 2 veces al día). Pero, solo durante la menstruación. Estos minerales ayudan a disminuir la producción de prostaglandinas, una sustancia fabricada por las células del endometrio, que generan cólicos menstruales.

Si unos meses de usar estos suplementos no ayudan, intente agregar lo siguiente:

  • Vitamina C: favorece la cicatrización de los tejidos dañados por quistes y cicatrices.
  • Vitamina E: equilibra aún más la producción de hormonas.
  • Aceite de linaza y aceite de onagra: ayuda a controlar la inflamación.

Además, asegúrese de hacer ejercicio. Los estudios han demostrado la capacidad de las actividades físicas para suprimir los síntomas de la endometriosis e incluso prevenirla. ¡Pero no lo olvides! Si tiene un problema de salud, hable con su médico antes de tomar suplementos.


Atención:

Para tener el diagnóstico correcto de sus síntomas y realizar un tratamiento eficaz y seguro, busque la orientación de un médico o farmacéutico.