Amigdalitis: causas, síntomas y tratamientos

La amigdalitis es un proceso de inflamación e infección de las amígdalas que puede ser de origen viral o bacteriano. Para muchas personas, como para la influencer digital Bianca Andrade (Boca Rosa), hospitalizada desde el lunes (27), esto puede ser un problema recurrente.

Obtenga más información ahora sobre las causas, los síntomas y los tratamientos para la amigdalitis.


Para tener el diagnóstico correcto de sus síntomas y realizar un tratamiento eficaz y seguro, busque la orientación de un médico o farmacéutico.


Causas de la amigdalitis

Las amígdalas son dos estructuras ubicadas entre el techo de la boca y la lengua, y actúan como un filtro protector. Su propósito es evitar que los microorganismos dañinos entren en la garganta.

Así, cuando se exponen, las amígdalas desencadenan un proceso inflamatorio, con el fin de intentar evitar la entrada de virus o bacterias por la boca.

En los niños, que aún no tienen una inmunidad muy bien desarrollada, la amigdalitis viral es más común. En jóvenes y adultos, la más común es la bacteriana o la asociación entre viral y bacteriana.

La bacteria es causada más comúnmente por dos agentes invasores: estreptococos y estafilococos.

Los síntomas de la amigdalitis

Además del síntoma más común de malestar en las amígdalas, también se pueden observar otros:

Presencia de pus en las amígdalas (si es amigdalitis bacteriana)

  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Mal aliento
  • Dificultad para tragar
  • Pérdida de apetito
  • Hinchazón de los ganglios
  • Ronquera

Observe los síntomas con atención, ya que pueden confundirse con otras enfermedades, como la gripe.

Diagnóstico de amigdalitis

El diagnóstico de amigdalitis debe realizarlo un médico. Así que búsquelo si los síntomas duran más de 4 días.

Aunque la mayoría de las amigdalitis no son graves y tienden a retroceder después de poco tiempo, esto no significa que no merezcan atención. Especialmente si son bacterianos.

La amigdalitis bacteriana debe tratarse con antibióticos específicos durante el tiempo recomendado por su médico.

No interrumpa el tratamiento en ausencia de síntomas, ya que esto puede provocar otros problemas graves.

Para la amigdalitis crónica, un examen detallado es crucial para comprender el origen de la inflamación. Entonces, piense en el mejor tratamiento clínico para la amigdalitis.

La extirpación quirúrgica puede ser una opción, especialmente para aquellos que tienen más de dos o tres casos por año.

Prevención de la amigdalitis.

Para prevenirlo, es importante mantener una etiqueta de higiene. Y lo principal es lavarse bien las manos y con frecuencia.

Este es un hábito crucial para deshacerse también de varias enfermedades, como Covid-19, bronquitis, orzuelo, gripe y otras.

Cuando se lava las manos y la comida que come, se mantiene libre de virus y bacterias que causan amigdalitis.

Además, otras recomendaciones también son importantes:

  • No fume y manténgase alejado de los fumadores;
  • Evite los ambientes con aire acondicionado, ya que secan el revestimiento de la garganta;
  • Mantente siempre hidratado;
  • Evite compartir cubiertos y otros efectos personales;

Leer más: 10 errores comunes al lavarse las manos