Cálculos renales: 7 formas sencillas de prevenir esta enfermedad

Uno de cada diez adultos , en algún momento de sus vidas, experimentará un dolor insoportable causado por la eliminación de un cálculo renal. Mejor conocidos como "cálculos renales", los cálculos resultan de depósitos microscópicos en la orina que se solidifican con el tiempo; como la sal que queda en el fondo de un vaso de agua salada después de que el líquido se evapora.

Hay varios tipos de cálculos renales. Si expulsó uno, su médico puede verificar su composición y medir la concentración de sustancias químicas en su orina y sangre para decidir cuál es la mejor manera de prevenir más cálculos en el futuro.

¿Cuales son las causas?

Predisposición genética, infecciones urinarias, enfermedad renal, deshidratación crónica y ciertos trastornos metabólicos que afectan la composición de la orina. Algunos medicamentos, como los diuréticos y los antiácidos a base de calcio, también pueden contribuir a la aparición de cálculos renales.

¿Cuáles son los síntomas de los cálculos renales?

Inicialmente, no hay ningún síntoma. De hecho, la mayoría de los cálculos renales se excretan sin ningún síntoma. Sin embargo, los cálculos más grandes pueden causar un dolor intenso y repentino en la espalda, el costado y la parte inferior del abdomen, así como náuseas y vómitos. También puede tener sangre en la orina; sensación de que necesita orinar con más frecuencia de lo habitual; y / o ardor al orinar.

Vea 7 formas sencillas de prevenir la aparición de cálculos renales dolorosos:

Valeriy_G / iStock

1. Beba muchos líquidos

Un estudio encontró que los hombres que producían 2.5 L o más de orina por día (el promedio es 1.4 L) tenían un 29% menos de probabilidades de desarrollar cálculos sintomáticos que aquellos que excretaban 1.2 L o menos. En las mujeres, orinar 2,6 L o más reduce el riesgo en un 49%, en comparación con orinar menos de 1,4 L por día. Para ello, beba al menos 2 litros de agua al día.

sorrapong / iStock

2. Come yogur

En el pasado, los médicos solían advertir a los pacientes con riesgo de desarrollar cálculos renales limitando la ingesta de calcio. Después de todo, la mayoría de las piedras se componen principalmente de este mineral. Sin embargo, las personas cuya dieta es baja en calcio pueden tener un mayor riesgo de tener cálculos renales. (Algunos pacientes con hipercalciuria absortiva aún reciben instrucciones de reducir su ingesta de calcio). Los investigadores creen que el calcio ayuda a prevenir la formación de cálculos al unirse al ácido oxálico (una sal que se encuentra en ciertos alimentos y que contribuye a la formación de cálculos) evitando así que llegue a la orina. Las mejores fuentes de calcio son la leche desnatada, el yogur y el queso. La soja verde (edamame) también tiene un alto contenido de calcio. Tenga en cuenta que estamos hablando de calcio de los alimentos:no hay evidencia de que los suplementos de calcio reduzcan el riesgo. De hecho, en las mujeres, los suplementos pueden aumentar el riesgo de cálculos renales en aproximadamente un 20%.

lisaaMC / iStock

3. Come cereales integrales

Otra gran fuente de calcio son los cereales integrales, que contienen hasta 1.000 mg del mineral en una sola porción. La mayoría de las personas necesitan 1200 mg de calcio al día para proteger sus huesos, aunque no existe una dosis recomendada específica para reducir el riesgo de cálculos renales.

Sebalos / iStock

4. Evite los alimentos ricos en oxalato

Esta recomendación se aplica a quienes han tenido cálculos renales. Los investigadores han descubierto que ciertos alimentos ricos en oxalato (como espinacas, remolacha, nabos, chocolate, salvado de trigo, maní) aumentan el riesgo de formación de cálculos. Si no puede evitar estos alimentos, aumente su ingesta de calcio comiéndolos.

sigue leyendo