¿Tendinitis o bursitis? Ver las diferencias y cómo tratar

Si el cuerpo humano fuera una marioneta, los tendones serían las cuerdas. Estas estructuras conectan los músculos con los huesos, lo que permite que el cuerpo se mueva cuando los músculos se contraen. A continuación, le mostramos cómo identificar los problemas más comunes (tendinitis y bursitis) y qué hacer para eliminar el dolor:

¿Cuál es la diferencia?

En el habla popular, el dolor de tendón se llama tendinitis (definida como inflamación de un tendón). Sin embargo, el problema más común con los tendones no es solo causado por la inflamación: es una lesión por uso excesivo, que involucra la degeneración del tejido y la hinchazón relacionada con la retención de agua, y el término clínico preferido es "tendinopatía".

Cerca de los tendones están las bursa, almohadillas llenas de líquido que permiten un deslizamiento suave donde los tendones y otras partes móviles tendrían contacto con los huesos. Cuando hay inflamación de la bolsa, una enfermedad llamada "bursitis", la sensación puede ser similar a la de la tendinopatía, con hinchazón y dolor localizado.

En general, los problemas de los tendones solo causan dolor durante el movimiento, pero la bursitis puede doler incluso en reposo.

¿Cuales son las causas?

Cualquiera puede padecer estas enfermedades, pero el riesgo aumenta con la edad. La principal causa de bursitis y tendinopatía es el estrés repetitivo. Pueden ser causadas por malos hábitos posturales, por usar herramientas durante horas o por dar la mano en el volante al conducir. Quien repite los mismos movimientos está constantemente en mayor riesgo.

Si su trabajo o pasatiempo contribuye al problema, el fisioterapeuta puede sugerir ajustes a las herramientas, el lugar de trabajo o la posición del cuerpo.

Las zonas más afectadas son hombros, codos, muñecas, caderas, rodillas y tobillos. A diferencia de la artritis, en la mayoría de los casos mejoran la tendinopatía y la bursitis.

Cómo tratar

Para acelerar la curación, es necesario "reducir la actividad del área afectada a un nivel que no irrite demasiado el tendón", dice el Dr. Seth O'Neill, fisioterapeuta afiliado a la Chartered Society of Physiotherapy en el Reino Unido. "Sin embargo, el descanso total no es ideal porque, al igual que los músculos, los tendones se debilitan con el descanso excesivo".

Una regla general: si un movimiento causa dolor e hinchazón prolongados, redúzcalos hasta que el dolor sea tolerable. También es posible aplicar hielo en la zona durante los primeros días y tomar antiinflamatorios. Si el dolor no desaparece en uno o dos meses, consulte a un médico. A largo plazo, la tendinopatía y la bursitis pueden requerir fisioterapia; soporte físico (bastón, férula o dispositivo); y, en casos graves, cirugía.

Por SAMANTHA RIDEOUT