Ácido fólico: averigua para qué sirve y cómo tomarlo

El ácido fólico, o vitamina B9, se identificó por primera vez en la década de 1940, extraído de las espinacas. Como el organismo no puede almacenarlo durante mucho tiempo, es necesario reemplazarlo diariamente. En el cuerpo, se utiliza miles de veces al día para "fabricar" células sanguíneas, curar heridas, "producir" músculos, etc.

Además, el ácido fólico es esencial para la formación de ADN y ARN y asegura que las células se repliquen normalmente. Sobre todo, es importante para el desarrollo fetal y ayuda a producir sustancias químicas esenciales para el cerebro y el sistema nervioso.

Funciones principales

Los niveles adecuados de ácido fólico en la concepción y durante los primeros tres meses de embarazo reducen en gran medida el riesgo de defectos de nacimiento graves. Esta vitamina también regula la producción y el uso del cuerpo de homocisteína, una sustancia similar a un aminoácido que, en niveles altos, puede dañar el revestimiento de los vasos sanguíneos, haciéndolos más susceptibles a la formación de placas ateroscleróticas. Además, puede ayudar a prevenir ciertos cánceres, incluidos los de pulmón, cuello uterino, colon y recto.

Descubra 12 consejos para prevenir el cáncer colorrectal.

Beneficios adicionales

La vitamina B9 puede ayudar con la depresión. Debido a que los niveles altos de homocisteína pueden contribuir a esta condición, algunos expertos creen que podría ser eficaz; ya que las personas con depresión a menudo carecen de ácido fólico. También se ha demostrado que los suplementos de B9 son útiles en el tratamiento de la gota y el síndrome del intestino irritable. Dado que los niveles altos de homocisteína pueden ser un factor que contribuya a la osteoporosis, el ácido fólico podría ayudar a mantener los huesos fuertes.

Comprender mejor la osteoporosis y cómo prevenir esta enfermedad.

Las vitaminas B

Existe una evidencia creciente de que las personas con deficiencia de vitamina B, ácido fólico y B12, tienden a tener problemas de audición. Cuando los investigadores holandeses dieron a 728 personas mayores (hombres y mujeres) 800 microgramos de ácido fólico o placebo al día durante tres días, los que tomaron la vitamina tuvieron menos pérdida auditiva que los que tomaron el placebo. En otro estudio, los investigadores inyectaron placebo o vitamina B12 a 20 jóvenes voluntarios diariamente durante siete días y luego expusieron a cada grupo a ruidos fuertes. El grupo que recibió vitamina tuvo una mejor recuperación de la audición que el otro grupo.

Las vitaminas B reducen los niveles del aminoácido homocisteína, que daña los vasos sanguíneos. Al eliminar la homocisteína, mejora el flujo sanguíneo, aumentando la salud de las células ciliadas del oído. Esto es muy importante, ya que los ruidos fuertes pueden reducir el flujo sanguíneo a la cóclea o al oído interno hasta en un 70%. Buenas fuentes de vitamina B son las hojas verdes, las lentejas, los frijoles, los mariscos (B12) y los cereales enriquecidos.

¿Cuánto necesita?

Aunque es relativamente poco común, la deficiencia aguda de ácido fólico puede causar una forma de anemia, diarrea crónica y retraso en el crecimiento. Los alcohólicos y quienes toman ciertos medicamentos para el cáncer o la epilepsia son susceptibles a una discapacidad aguda. Sin embargo, mucho más común es un nivel bajo de vitaminas; que no causa síntomas, pero aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca o defectos de nacimiento. El Ministerio de Salud sugiere un límite máximo diario de 1,000 mcg para adultos.

  • Para mantener la salud y prevenir enfermedades cardíacas: dosis diaria de 400 a 800 mcg
  • Para las mujeres que pueden quedar embarazadas: dosis diaria total de 800 mcg (las reservas adecuadas de ácido fólico son importantes porque la vitamina participa en el desarrollo de los bebés desde la concepción).
  • Personas con depresión: 400 mcg al día como parte de un suplemento del complejo B

Otras fuentes excelentes de ácido fólico son las verduras, los frijoles, los cereales integrales y el jugo de naranja. Algunos derivados del trigo integral también suelen estar enriquecidos con ácido fólico.

Si tiene algún problema de salud, físico o psiquiátrico, hable con su médico antes de tomar suplementos.