Lagom: descubre las ventajas del estilo de vida sueco

Una vida feliz, sin estrés, sana y divertida. Este es el sueño de 10 de cada 10 personas en el planeta. Sepa que el secreto para una vida equilibrada y satisfactoria ya se ha descubierto en Suecia. Lagom es la filosofía de vida que reúne todas estas características y una de las razones por las que el país escandinavo es uno de los lugares con mejor calidad de vida del mundo. Este concepto ya está tan arraigado en la cultura sueca que muchos ni siquiera saben cómo explicar lo que realmente es, pues ya forma parte de cada uno. Lagom siempre busca el equilibrio entre todo, desde el consumo hasta las actividades diarias. Es un concepto que todos deben copiar y poner en práctica.

Origen de la palabra

"No muy poco, no demasiado, solo lo suficiente". Este es el significado más cercano a la palabra sueca Lagom (pronunciada Lá-gom). Según la etimología, "lag" significa ley en sueco antiguo. Sin embargo, la leyenda dice que la palabra deriva de una abreviatura de la expresión vikinga "laget om". Este término, que significa algo así como "alrededor del equipo", se usó cuando los vikingos se reunieron alrededor de la fogata y compartieron la misma bebida con todos los que estaban allí. Nadie bebió más que el otro, todos bebieron la misma cantidad.

Está claro que la búsqueda del equilibrio es algo que se remonta a civilizaciones antiguas. Lagom es la conciencia de que vivir de forma exagerada es perjudicial no solo para ti sino para la sociedad. Por tanto, es un estilo de vida que puede y debe aplicarse desde las actitudes más pequeñas, como compartir una botella de vino, por ejemplo.

Lagom en la práctica

Para seguir el estilo de vida de Lagom es necesario dejar atrás las superficialidades. Un armario lleno de ropa, demasiadas citas, comidas excesivas todos los días… todo eso debería dejarse atrás. La vida de equilibrio y colectividad propuesta por Lagom requiere moderación. Si quieres vivir esta filosofía, presta atención a estos hábitos:

Persigue una vida sostenible

A la hora de comer, intenta comprar lo que realmente vas a consumir. ¡El desperdicio de alimentos es una falta grave! Los pequeños productores son grandes lugares para comprar, además de consumir alimentos más saludables estará contribuyendo a la producción local. Además, a la hora de comprar productos para uso personal, dé preferencia a los objetos reutilizables que no dañen el medio ambiente.

Reducir gasto

Para el estilo Lagom, cuanto menos empaque, mejor. Lleva tu propia bolsa al supermercado y opta por productos retornables (botellas de vidrio para bebidas) o productos rellenables (productos con recargas). ¡Pensar en la reducción de residuos es primordial! Sin embargo, la basura que se acumula también debe separarse correctamente para su reciclaje, así es como se hace.

¡No lo tires, arréglalo!

Si una prenda necesita ajustes menores, o un electrodoméstico está defectuoso, no se deshaga de ellos, llévelos a reparar. Además de reducir la cantidad de residuos, estarás ahorrando. Compre solo cuando realmente lo necesite. Y todo lo que no se usa en su guardarropa o en su hogar puede ganar un nuevo propietario. Dona lo que no estés usando.

Ten una rutina equilibrada

Sé que es difícil, pero para seguir los preceptos de Lagom es necesario mantener una rutina que incluya ejercicios físicos, buenas horas de sueño y alimentación saludable. Hay ejercicios que se pueden hacer en casa, en pocas horas, y técnicas de congelación que pueden salvar tu comida. Pruébalo, tu salud te lo agradece!

Valora tu bienestar

Para aquellos que viven el estilo de vida Lagom, tener momentos de ocio es fundamental. Pasar tiempo con amigos, hablar y divertirse, ayuda no solo a la salud mental sino también emocional. Da más importancia a las personas, no a las cosas. De esa forma ganarás más calidad de vida e historias que contar.

Vive tu libertad

Cuantas más cosas tenga de qué preocuparse, menos tiempo tendrá para usted. En lugar de comprar una piscina, por ejemplo, que requiere mantenimiento, planifique visitar playas y cascadas un fin de semana. Siempre trate de elegir lo que le haga sentirse libre de preocupaciones. Encuentra el equilibrio entre deberes y placeres.

Quizás no todos los puntos del estilo de vida Lagom se puedan poner en práctica en nuestra realidad brasileña. Pero, con algunas adaptaciones, es posible encontrar la felicidad a nuestra manera. Lo importante es encontrar armonía entre el mundo y nosotros, entre nuestros deseos y las necesidades de los demás.

Por Thaís Garcez