Las principales preguntas sobre el recolector menstrual respondidas.

Para muchas mujeres, los tiempos de los tampones comunes han quedado atrás. Ahora, el colector menstrual se ha convertido en otra opción para quienes desean un método más sostenible, e incluso económico, para pasar por el período menstrual.

Pero a pesar de su popularidad, muchas mujeres aún tienen dudas sobre el uso de este producto de higiene menstrual.

Entonces, si quieres usar el tuyo, pero aún tienes dudas, ¡revisa esta publicación ahora hasta el final!

¿De qué está hecha la copa menstrual?

El material de las copas menstruales varía según la marca que las fabrica. Sin embargo, la mayoría de las opciones están hechas de silicona o TPE, un material similar al caucho.

No hay diferencia de calidad entre estos materiales, ya que ambos confieren maleabilidad y resistencia al colector menstrual.

Los precios tampoco suelen variar tanto, y oscilan entre R $ 70 y R $ 100.

Lo que debes considerar antes de comprar tu copa menstrual es el tamaño. Generalmente las marcas ofrecen 2 o 3 opciones, que varían según la edad de la mujer y si ya se ha quedado embarazada o no.

Vale la pena recordar que la intensidad del flujo no se tiene en cuenta para este análisis.

¿Cuáles son las ventajas de usar la copa menstrual?

Si se colocan correctamente, las copas menstruales ofrecen comodidad y practicidad.

En comparación con los tampones, se pueden cambiar a intervalos más prolongados y no eliminan la humedad del canal vaginal, lo que, para muchas mujeres, es una causa de malestar.

Además, el uso de este producto también aporta otras ventajas, como:

  • Bajo riesgo de fugas;
  • No deja olores;
  • Facilidad de limpieza;
  • Es un producto sostenible, que se puede utilizar hasta por 10 años;
  • Es hipoalergénico;

¿Cómo usar la copa menstrual?

Otra pregunta muy común entre las mujeres es cómo colocar la copa menstrual.

Por la maleabilidad del material, verá que no es difícil doblarlo y luego insertarlo en su canal vaginal. Y con el tiempo, este proceso será aún más sencillo.

  • Primer paso: con las manos limpias, dóblelo por la mitad y luego junte los dos extremos.
  • Segundo paso: sentado, acostado o en otra posición cómoda, inserte la copa menstrual completamente, dejando solo la varilla afuera.
  • Tercer paso: esperar unos segundos a que se asiente el recolector. ¡Listo!

El proceso de extracción también es muy simple: simplemente tire de la varilla. Puede hacer esto sentado en el inodoro o mientras se baña, lo que sea más cómodo para usted.

¿Cómo desinfectar?

La limpieza de la copa menstrual es muy sencilla y eficaz, si se realiza correctamente. Por lo tanto, no tiene que preocuparse por una posible contaminación.

La recomendación es que lo vacíes y lo laves de 2 a 3 veces al día, con agua y jabón suave. Al final de su ciclo menstrual, hiérvalo en una olla durante unos 5 minutos.

Lea también: Cómo calcular el período fértil: obtenga más información sobre esta fase del ciclo menstrual

Pero tenga cuidado, para evitar dañar la silicona no utilice sartenes de aluminio o teflón. Algunas marcas de coleccionistas ya vienen con su propia olla pequeña para limpiar.

Tengo un flujo intenso. ¿Puedo usarlo?

Una de las principales ventajas de las copas menstruales es que tienen 3 veces más capacidad de recolección que las toallas sanitarias normales.

Leer más: 6 enfermedades que pueden hacer que tu ciclo menstrual sea irregular

Así, aunque tengas caudales intensos, no es necesario que sigas cambiando todo el tiempo, siempre que respetes la duración máxima de 12 horas de uso.

¿Existe alguna contraindicación para el uso de la copa menstrual?

La única contraindicación para el uso de este producto es para mujeres que aún no han tenido relaciones sexuales. Como el colector debe introducirse en el canal vaginal, esto puede provocar la rotura del himen.

Para estas mujeres, lo ideal es esperar un poco más antes de usar.

¿Tiene fugas la copa menstrual?

Si se coloca correctamente, la copa menstrual no gotea. Esto se debe a que bloquea el flujo sanguíneo y, por lo tanto, evita el paso de sangre.

Por tanto, puedes practicar actividades físicas, incluida la natación, sin preocuparte por posibles fugas.

Además, también es posible dormir con él, siempre que se respete la duración máxima de uso.