Transición del cabello: dale independencia a tus rizos

La transición del cabello puede ser una de las transformaciones más desafiantes de tu vida, pero sin duda será gratificante. Independientemente de su tipo de cabello, solo rizado o rizado, sepa que el proceso llevará un tiempo. La transición capilar no es más que abandonar el alisado o la relajación y dejar crecer tu cabello original. Sabemos que no será fácil, pero con estos consejos alcanzarás tu objetivo.

En primer lugar, ¡se necesita disciplina y perseverancia! No hay una duración fija para este proceso. Todo dependerá de la tasa de crecimiento de tu cabello y del tipo de química que utilices. Por tanto, prepara también tu mente para afrontar los cambios estéticos que se avecinan.

Durante la transición capilar puedes dejar crecer el cabello y cortar las puntas gradualmente, hasta alcanzar el largo deseado. O puede esperar crecer un poco y hacer la gran tajada. El corte grande es un corte radical, en el que dejas tu cabello corto, cerca de la raíz. En ambos procesos, la paciencia es la clave del éxito.

A los primeros signos de un cabello nuevo, con una nueva textura, en tu cabeza puede surgir la pregunta: ¿Y ahora? ¿Cómo trato con dos tipos de cabello? No se recomienda el uso de plancha o cepillo en este momento, ya que interrumpe el proceso natural de rizado del cabello. Además, al recibir calor, el alambre puede dañarse y generar frizz. El calor del agua caliente durante el baño también puede dañar tu cabello, aprende a cuidarlos en invierno. Pero cálmate, no te desesperes, mira estos consejos para este momento complicado:

Trucos y peinados

Uso y abuso de accesorios. Los pañuelos, bufandas y cintas para la cabeza pueden ayudar a ocultar las hebras más enredadas desde la raíz. Prueba diferentes tipos de amarres, como turbantes o solo parte de la frente y raíz del cabello. Al comienzo de la transición del cabello, es más fácil ocultar la apariencia de tu cabello natural.

Si ya estás en una etapa más avanzada, elige cremas para peinar. Úselos en la parte químicamente lisa. Después del baño, aplique una crema activadora de rizos “amasando ligeramente” los mechones, de abajo hacia arriba. Si lo prefiere, puede contar con la ayuda de una secadora con difusor, pero no la use con frecuencia. Así podrás disfrazar y aflorar uniformemente los dos tipos de cabello.

Además, pruebe peinados que estiren la parte rizada de su cabello, como colas de caballo o trenzas. Pero tenga cuidado de no atacar el cable. Consulta estos consejos para cuidar tus rizos.

Programa capilar

El programa capilar está indicado para todos los cabellos, ya sea en transición capilar o no. Sin embargo, es importante adaptarse a tu tipo de cabello, graso, seco o mixto. El cronograma es un cronograma que debes seguir para recuperar la estructura, vitalidad y salud de los hilos. Se basa en tres etapas: hidratación, nutrición y reconstrucción.

Para aquellos que se encuentran en proceso de transición capilar, el horario es fundamental. Te ayudará a mitigar el daño del cabello con productos químicos y reducirá la diferencia entre liso y rizado. La hidratación tiene como objetivo reponer los nutrientes y el agua que el cabello pierde todos los días. Puedes hacerlo con la crema a la que estés acostumbrado o con cualquier crema que contenga D-Pantenol, Mantequilla de Oliva, Aceite de Coco, Aloe Vera o Aminoácidos.

La nutrición es el momento de recuperar los lípidos, es decir, las grasas producidas por las glándulas sebáceas del cuero cabelludo. Con la nutrición tu cabello recupera suavidad y brillo y cierra las cutículas de los mechones. Puedes hacerlo en casa, con los aceites de: coco, argán, girasol, aguacate, amla, mango; e incluso aceite de oliva.

La reconstrucción, por su parte, restaura la queratina de los hilos, principal proteína en cabello y uñas. Este paso debe realizarse de acuerdo a las necesidades del cabello. Si no son quebradizos, opacos o elásticos, realice la reconstrucción cada 15 días. El programa capilar no garantiza que su cabello vuelva a ser lo que era antes de la química, pero promete hacerlo más fuerte y saludable. La programación básica sugiere:

  • 1a semana - Hidratación / Nutrición / Hidratación
  • 2da semana - Nutrición / Hidratación / Reconstrucción
  • 3a semana - Hidratación / Nutrición / Hidratación
  • 4a semana - Nutrición / Hidratación / Reconstrucción

Hazlo cada dos días o según las necesidades de tu cabello.

Transición mental

Un nuevo cabello, o mejor dicho, tu cabello real está regresando. Y durante la transición es importante que hagas un trabajo de aceptación interna. Tu cabello natural es parte de quién eres y puede cambiar tu forma de lidiar con la vida. Sabemos que la estética tiene una gran influencia en nuestra autoestima. Entonces, si estás decidido, acepta esta idea por completo, cuida tu apariencia y tu mente. Ve al pie de la letra y no te rindas.

Quizás, después de todo, no te guste el resultado. Si eso sucede, no hay problema. La transición capilar no te impide volver a alisar tu cabello. ¡Lo importante es sentirse feliz y con un cabello hermoso! De hecho, aprovecha y echa un vistazo a estos increíbles consejos sobre cómo cuidar tu cabello en casa.

POR THAÍS GARCEZ