7 consejos para una alimentación saludable en el trabajo

Nuestra ajetreada rutina parece dejar cada vez menos espacio para comer tranquilamente. Eso sí, al principio puede resultar complicado ajustar la rutina y resistir la tentación de intercambiar una buena comida por un refrigerio en la cafetería más cercana. Pero hay formas de evitar esto. Aquí hay 7 consejos para mantener una dieta saludable en el trabajo:

1 Toma un buen desayuno

Un buen desayuno es fundamental para un día de buenas opciones gastronómicas. Por lo tanto, tenga cuidado antes de salir de casa y sáltese la comida. Haz una combinación de carbohidratos complejos, proteínas y frutas.

2 No te pierdas la lonchera

Prepare el almuerzo en casa, guárdelo en un recipiente de plástico reutilizable y llévelo al trabajo en una bolsa fresca. Además de ser conveniente, esta función le permite controlar lo que come: ingredientes, calidad, sabor y frescura. Crea una comida que sea saludable e interesante al máximo.

Si tiene poco tiempo para cocinar durante la semana, intente preparar las comidas del fin de semana anterior y congelarlas.

3 Invierte en ensaladas inteligentes

Tome la ensalada en un recipiente aparte y cómela como entrante. Si no le gusta la lechuga americana, pruebe una hermosa mezcla de rúcula o berros. Agregue alimentos jugosos y frescos como tomates, pimientos rojos en rodajas o incluso fresas o mangos. Para agregar más sabor, espolvoree albahaca o cilantro. Rocíe con una cucharadita de aceite de oliva y un jugo de limón.

Además, puedes preparar una ensalada que tenga proteínas: huevo, pollo, atún, salmón, carne asada en rodajas, legumbres, ricotta o cabaña . Deje el aderezo, a base de vinagre, no cremoso, en un recipiente aparte, para que la ensalada quede crujiente. Otra idea es separar, en pequeños recipientes, guisantes, rodajas de zanahoria, pimiento, pepino y apio, para mojar en pasta de garbanzos o tzatziki (una pasta típica de la cocina griega y turca, a base de yogur, pepino, ajo, aceite de oliva, pimienta y eneldo).

O, si lo prefiere, pruebe las prácticas ensaladas en la olla.

4 Haz un paté saludable

Haga un paté de verduras (los champiñones y las lentejas sirven especialmente bien) que se pueda untar sobre rebanadas de pan a base de granos, trozos de pan de pita tostado o verduras cortadas en palitos. Otra sugerencia es marinar muslos de pollo sin piel en aceite de oliva, jugo de limón y cilantro fresco picado, y luego hornear. Prepare lo suficiente para varios días y manténgalo refrigerado. Así, puedes llevarlo a comer al trabajo, a la hora del almuerzo, con ensalada.

5 Toma un sándwich como segunda opción

No ignore el humilde sándwich. Seleccionar todo - pan de grano o de un cambio, utilizar una envoltura (sándwich laminado) pan árabe completo o ligeramente tostada. Si hay una sandwichera en su lugar de trabajo, hágalo un bocadillo caliente.

6 Ten tiempo para la fruta

 La hora del almuerzo es perfecta para incluir una o más frutas en tu rutina. Lleva un poco de fruta recién picada en un frasco y un yogur. Pronto estará listo un postre saludable y delicioso.

7 ¿Batir el hambre?

Cuando se trata de saciar el hambre de media tarde, una barra de cereal parece tentadora. Pero elija con cuidado, algunas marcas contienen tanta azúcar refinada que estimularán su apetito en lugar de saciarlo. Esté siempre atento a la etiqueta.

Las semillas oleaginosas (como castañas, cacahuetes y nueces) son ricas en nutrientes esenciales para la salud y fáciles de transportar, además de promover una sensación de saciedad. Es decir, son una gran opción de snack para el final de la jornada laboral y grandes aliados para una alimentación saludable en el trabajo.

Ver también: 10 formas de comer 5 porciones diarias de frutas y verduras