5 consejos para disfrutar de la playa de una manera buena y sin estrés

¡En Brasil es verano todo el año!  Quién nunca ha escuchado, hecho o estado de acuerdo con esta afirmación que lanza el primer protector solar, ¿no es así? Pero sabemos que en verano la situación se endurece en todas las regiones del país. En ese momento, en los momentos en los que no estamos tratando de sobrevivir con traje, corbata o jeans en los centros comerciales, estamos pensando en mudarnos a la playa. La playa en sí, un maravilloso epicentro cultural donde todos son (o deberían ser) iguales en el deseo de refrescarse.

Pero es lógico que esta gran confraternización provoque cierto malestar. Pisar un fragmento de vidrio, ser golpeado por una bola de fresobol en la cabeza, comerse una brocheta de camarones con fecha de caducidad son solo algunas de las desgracias que nos encantaría no pasarnos cuando estamos en la playa. Pero, lamentablemente, pasamos. Para colaborar con la paz y la política de buena vecindad en las arenas de toda nuestra costa, consulte las respuestas a continuación.

1 - ¿Puedo golpear la arena del pareo?

Sí, puedes y debes. Después de todo, a nadie le gusta convertirse en un bistec empanado; excepto los niños. Sin embargo, asegúrese de golpear su pareo en un lugar alejado de las personas, porque la arena en los ojos y el cabello de los demás no es refrescante. Si no hay espacio, tenga siempre un cepillo o un cepillo de cerdas anchas en su bolso para "desempolvar" los granos de su espacio personal.

2 - ¿Puedo orinar en el mar?

¡Por supuesto! La ciencia lo explica: la orina humana está compuesta en un 95% de agua y de uno a dos gramos por litro de iones de sodio y cloruro. Por lo tanto, en teoría, la orina es similar en composición al agua salada. Según los científicos, incluso si los siete mil millones de personas que componen la población mundial se relajan al mismo tiempo en el Océano Atlántico, la concentración no excedería un picomolar; que es una pequeña cantidad. Advertencias: al hacer esto, evite acercarse demasiado al bañista a su lado y haga una mueca al paisaje. Las personas que te rodean entienden lo que estás haciendo cuando estás en medio de las olas.

3 - ¿Puedo refrescarme en la ducha?

¡Pero es claro! ¡La playa es un lugar para ser feliz! Solo recuerda que cada 3 minutos de baño, dejas unos 45 litros, suficiente para que tú y tu familia beban agua durante una semana. Además, cuanto más tiempo pases en la ducha, más larga será la fila y más aburrida estará la gente esperando su turno. ¡Ten siempre sentido común!

4 - ¿Puedo dejar la basura cuando me vaya?

No, de todos modos. La basura en la playa está totalmente prohibida y romper esta regla viola gravemente el buen sentido ecológico. Lleva tu bolso (preferiblemente biodegradable), agrega todas las latas, papeles para paletas, gorras, colillas, etc. y tírelo a la basura más cercana. Especial cuidado con la micro-basura (aros de hojalata, encendedores y fósforos). Según los expertos en conservación, estos son los agentes contaminantes más peligrosos en las playas. ¡Vea cómo colaborar en la eliminación de basura!

5 - ¿Puedo escuchar música?

Sí, puede hacerlo en los auriculares. ¿Quieres hablar y escuchar música al mismo tiempo? Use solo un lado del auricular o elija solo una opción. Encender altavoces en la playa es desagradable y genera una contaminación auditiva incompatible con la belleza del ruido de las olas.

Después de estos consejos, disfruta de tu verano sin estrés y de buen humor. Y, por supuesto, ¡no olvides el protector solar!