¿Sufre de síndrome premenstrual? Así que conoce el aceite de onagra

El aceite de onagra tiene una grasa especial llamada ácido gamma-linolénico (AGL). Extraído de la semilla de prímula, tiene efectos terapéuticos probados en el cuidado de diversos síntomas. La planta y su raíz se han utilizado durante mucho tiempo con fines medicinales: en el tratamiento de hemorroides, dolores de garganta y dolores de estómago. Sin embargo, el uso de aceite de onagra es relativamente reciente. AGL es un ácido graso esencial que el cuerpo convierte en compuestos similares a hormonas llamados prostaglandinas, que regulan muchas de las funciones del cuerpo.

Aunque el cuerpo puede fabricar AGL a partir de otros tipos de grasas que consumimos, no existe ningún otro alimento que tenga cantidades apreciables de ese ácido. El aceite de onagra es una fuente concentrada: del 7 al 10% de sus ácidos grasos se encuentran en forma de AGL. La mayoría de los estudios que investigan los efectos del AGL utilizan aceite de onagra, por lo que es la fuente preferida de este ácido.

Cómo funciona el aceite de onagra

El cuerpo produce muchos tipos de prostaglandinas: algunas promueven el proceso inflamatorio, otras lo controlan. El AGL en el aceite de onagra se convierte directamente en importantes prostaglandinas antiinflamatorias, que son responsables de la mayoría de los efectos terapéuticos del suplemento. Además, AGL es un componente importante de las membranas celulares.

Muchos expertos recomiendan comprar el aceite con una pequeña cantidad de vitamina E. Los ácidos grasos del aceite de onagra se degradan rápidamente y la vitamina E puede ralentizar este proceso.

Debido a su contenido de AGL, el aceite de onagra puede ser eficaz en casos de trastornos menstruales como síndrome premenstrual, cólicos menstruales y endometriosis. En particular, el aceite bloquea las prostaglandinas inflamatorias que causan los cólicos menstruales. Además, ayuda a aliviar la sensibilidad de los senos que algunas mujeres experimentan en el período premenstrual. También juega un papel importante en revertir la infertilidad en algunas mujeres. Consulte este manual que le ayudará a lidiar aún más con el síndrome premenstrual.

Ayuda en la prevención

En personas que padecen diabetes, se ha demostrado que los FFA en el aceite de onagra son útiles para prevenir el daño a los nervios; una complicación común de esta enfermedad. En un estudio de personas que padecían neuropatía diabética leve, el tratamiento con aceite de onagra redujo el entumecimiento y el hormigueo. Además, resultó beneficioso contra la pérdida de sensibilidad y otros síntomas relacionados con el trastorno. La diabetes es una enfermedad muy común, pero aún deja dudas. Entonces, conozca los principales síntomas y cómo controlarlos.

Indicaciones:

  • Alivio del dolor de la artritis reumatoide.
  • Minimiza los síntomas del daño del nervio diabético.
  • Alivia los síntomas del eccema.
  • Ayuda en el tratamiento de la tensión premenstrual, endometriosis y cólicos menstruales.
  • Disminuye la inflamación por acné, rosácea y daño muscular.

El aceite de onagra también está indicado para el tratamiento del eccema. El eccema es una enfermedad alérgica de la piel que puede desarrollarse si el cuerpo tiene problemas para convertir las grasas de los alimentos en FFA. Los estudios de personas con eccema indican que tomar el aceite durante tres o cuatro meses puede ayudar a aliviar la picazón. Además, puede reducir la necesidad de corticosteroides tópicos y medicamentos con efectos secundarios desagradables.

Cómo tomar

Aunque el aceite se comercializa en forma líquida, las cápsulas de gelatina pueden ser más convenientes de tomar. La dosis terapéutica recomendada suele ser de 1.000 mg tres veces al día. Esta dosis proporciona 240 mg de AGL por día. Sin embargo, para aliviar los síntomas de la enfermedad de Raynaud, aplique tópicamente en los dedos.

¡Recuerda si! Si tiene algún problema de salud, físico o psiquiátrico, hable con su médico antes de tomar este suplemento.

Tómelo con las comidas para aumentar la absorción. En los estudios, aproximadamente el 2% de los participantes que usaron aceite de onagra experimentaron flatulencia o alguna molestia gastrointestinal. Sin embargo, el consumo asociado a los alimentos puede reducir estos efectos.