Mononucleosis infecciosa: causas, síntomas y tratamiento.

El dolor de garganta puede ser causado por la exposición a contaminantes o irritantes , como el humo del cigarrillo, por gritos y un esfuerzo vocal excesivo. Sin embargo, cuando este dolor de garganta se asocia con fiebre y ganglios linfáticos agrandados en el cuello, la axila o la región inguinal, pueden ser indicios de mononucleosis infecciosa.


Atención: este artículo está destinado a informar y no reemplaza la atención médica. Para tener el diagnóstico correcto de sus síntomas y realizar un tratamiento eficaz y seguro, busque la orientación de un médico o farmacéutico.


¿Cuál es la causa de la mononucleosis infecciosa?

La mononucleosis infecciosa es causada por el virus de Epstein-Barr, que se transmite de una persona a otra a través de la saliva, por lo que también se la conoce como "enfermedad del beso". Es más común en adolescentes y adultos jóvenes, pero puede afectar a niños y personas de mediana edad.

¿Cuales son los sintomas?

Algunos pacientes pueden tener la infección sin mostrar signos de enfermedad. Sin embargo, los síntomas clásicos son:

  • dolor de garganta, a veces lo suficientemente severo como para evitar tragar saliva y, en ocasiones, dificultar la respiración;
  • fiebre;
  • agrandamiento de los ganglios linfáticos en el cuello y, eventualmente, en otras partes del cuerpo;
  • letargo y sensación general de malestar;
  • posible edema alrededor de los ojos y erupción (la erupción puede ser parte de la enfermedad, pero también ocurre cuando se prescribe el antibiótico ampicilina a un paciente con mononucleosis infecciosa);
  • posible agrandamiento del hígado y el bazo: un pequeño número de pacientes experimenta ictericia.

¿Cómo se hizo el diagnóstico?

Para confirmar el diagnóstico clínico en pacientes con sospecha de mononucleosis infecciosa, existe una monotest. Este es un análisis de sangre que detecta la presencia de linfocitos atípicos. Sin embargo, el monotest solo muestra resultados fiables cuando el paciente tiene más de 4 años y se encuentra en la segunda semana de la enfermedad.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

La infección viral sigue su curso, pero es posible aliviar los síntomas. El dolor de garganta mejora con analgésicos simples, como acetaminofén o ibuprofeno, que también alivian la fiebre. El paciente debe beber muchos líquidos y, si no puede tragar, es posible que deba ser hospitalizado para rehidratación venosa. También se recomienda la hospitalización cuando se dificulta la respiración, y algunos pacientes pueden ser tratados con corticosteroides mientras están en el hospital. En caso de agrandamiento del bazo, es recomendable evitar los deportes de contacto durante aproximadamente un mes, para evitar su rotura.

Cual es el prognosis?

La infección suele durar de una a dos semanas, pero suele ir acompañada de unos meses de cansancio hasta la recuperación completa. Debe fomentarse la actividad completa lo antes posible. Aproximadamente 1 de cada 2,000 personas afectadas desarrolla una forma crónica o recurrente, que puede durar algunos meses.