Descubra por qué su cuerpo necesita vitamina A

La vitamina A es una grasa soluble almacenada en el hígado. El organismo obtiene parte de esta vitamina de las grasas animales, produciendo la otra parte en el intestino, a partir del betacaroteno y otros carotenoides presentes en frutas y verduras. Esta vitamina previene el desarrollo de ceguera nocturna y mantiene saludables la piel y las células que recubren los tractos respiratorio y gastrointestinal. Además, ayuda en el desarrollo de huesos y dientes fuertes. También es esencial para la reproducción, el crecimiento y el desarrollo normales del cuerpo. Finalmente, la vitamina A es fundamental para el sistema inmunológico, que incluye una enorme cantidad de células.

Principales beneficios

La vitamina A es quizás mejor conocida por su capacidad para mantener la visión, especialmente durante la noche. También puede aliviar molestias oculares específicas como "ojos secos", además de sus muchos otros beneficios. ¡Disfrute y conozca algunos cuidados necesarios para los ojos y cómo protegerlos en verano! Tratamiento de enfermedades de la piel; curación de heridas, quemaduras y úlceras; y el alivio de los síntomas de la inflamación en el intestino también son otros beneficios de esta vitamina.

Al fortalecer la inmunidad, la vitamina A aumenta la resistencia a infecciones, como dolor de garganta, resfriados, gripe y bronquitis. También puede ser útil en herpes simple y herpes zóster, verrugas e infecciones vaginales por hongos, además de ayudar a controlar los procesos alérgicos. Para los pacientes con cáncer, la vitamina A puede aumentar la eficacia de algunos medicamentos de quimioterapia. Además, puede ayudar al sistema inmunológico a combatir los cánceres de mama y de pulmón y mejorar las tasas de supervivencia en personas con leucemia.

Cuánto necesita

La ingesta diaria recomendada (IDR) de vitamina A es de 2700 UI para adultos. Las dosis más altas se administran comúnmente para enfermedades específicas. La sobredosis de vitamina A puede ser un problema real. Una sola dosis de 500.000 UI puede provocar debilidad y vómitos. Además, se ha informado que la ingestión de 25.000 UI al día durante seis años ha provocado cirrosis. Los signos de toxicidad incluyen piel seca y agrietada, uñas quebradizas, fácil caída del cabello, encías sangrantes, pérdida de peso, irritabilidad, fatiga y náuseas.

La ingestión de frutas y verduras ricas en carotenoides, como los albaricoques y las verduras de hoja verde, no presenta riesgo de sobredosis. Aunque su cuerpo convierte algunos carotenoides en vitamina A, solo realiza este mecanismo cuando es necesario. Es casi imposible obtener una gran cantidad de vitamina A de su dieta, a menos que coma mucho hígado graso o pescado.

Grandes cantidades de vitamina A están presentes en el pescado, la yema de huevo, la mantequilla, el hígado (84 g = 9.000 UI) y la leche enriquecida. Sin embargo, las frutas y verduras de color verde oscuro, amarillo, naranja y rojo tienen grandes cantidades de betacaroteno y muchos otros carotenoides; que el cuerpo transforma en vitamina A según sus necesidades. ¿Tiene dificultades para comer estos alimentos a diario? Luego, vea algunos consejos sobre cómo insertarlos en su dieta.

¡¡¡Atención!!! Si está embarazada o planea quedar embarazada, no tome más de 5,000 UI al día, ya que las dosis altas pueden causar daño al feto. Además, si tiene un problema de salud, hable con su médico antes de tomar suplementos.