Síndrome de ovario poliquístico: entienda qué es y cómo tratarlo

El síndrome de los ovarios poliquísticos (PCO) es un trastorno hormonal complejo femenino. El trastorno ocurre cuando las mujeres tienen altos niveles de hormonas masculinas y se altera el ciclo de las hormonas femeninas. En Brasil, se diagnostican alrededor de 2 millones de casos cada año.

Los expertos también señalan una conexión con la resistencia a la insulina, la infertilidad y los cánceres de mama, riñón y cabello. También puede haber un componente genético. Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico tienden a tener presión arterial alta, niveles sanguíneos bajos de colesterol HDL, niveles altos de triglicéridos y glucosa en sangre en ayunas alta, además de tener un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

Conexión entre el síndrome de ovario poliquístico y la alimentación

El enfoque terapéutico para el síndrome de ovario poliquístico es similar al recomendado para la diabetes tipo 2. Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico pueden tener dificultades para perder peso, tal vez porque los niveles altos de hormonas masculinas estimulan el apetito. Siga algunas pautas a seguir, pero recuerde consultar a su médico para seguir un tratamiento específico para usted.

Peso algunas libras

Para quienes padecen el síndrome, perder algunos kilos sin duda puede marcar una gran diferencia. Esto se debe a que la disminución de solo el 5% del peso disminuye la resistencia a la insulina, con mejoría del síndrome de ovario poliquístico.

Incrementar el consumo de fibra.

La adición de fibras prolonga la saciedad y ayuda a evitar comer en exceso. Elija alimentos como manzanas, peras, bayas, habas, frijoles pintos y guand.

Ver también: cómo incluir más alimentos integrales ricos en fibra en las comidas

Controlar el tamaño de las porciones

Entiende que para tratar el síndrome debes controlar tu menú. Esto significa, por ejemplo, revisar la cantidad de porciones en su plato. Las porciones muy grandes implican un exceso de calorías. Prefiere controlar tu plato integrando porciones de alimentos saludables, como frutas y verduras.

Evaluar la carga y el índice glucémico.

La carga y el índice glucémico indican el efecto de los alimentos sobre el aumento de los niveles de glucosa e insulina en sangre. Evite alimentos con un índice glucémico alto, como panes blancos y cereales refinados, y elija alimentos con un índice glucémico bajo, como legumbres, cereales integrales y muchas verduras y frutas, para reducir la compulsión por los dulces y facilitar la adherencia a una dieta saludable.

¿Qué hacer además de la dieta?

Para combatir el SOP, la dieta, el ejercicio y la pérdida de peso son cruciales. Cree una rutina de ejercicios que seguramente ayudará a combatir el síndrome de ovario poliquístico. Es posible adoptar prácticas sencillas, como caminar y meditar, que tienen un efecto gigantesco en el cuerpo y la mente. Vea algunas opciones:

Empieza a caminar

Probablemente haya oído hablar de los beneficios de caminar. Una carrera de 10 minutos, por ejemplo, es una excelente manera de volverse más activo. Combine caminar con su menú diario: algunos alimentos, especialmente frutas y verduras, pueden ser beneficiosos no solo para mejorar su rendimiento, sino también para combatir el SOP.

Ver también: aprende trucos y actitudes para motivarte y empezar a caminar

Enfrentar el estrés

Muchos síntomas provocan sentimientos de estrés que pueden hacer que se sienta aún peor y dejar de lado la atención que necesita para mejorar. Escapa de este círculo vicioso.

Ver también: haz la prueba y averigua si estás protegido del estrés

Descubra la terapia cognitivo-conductual

Esta psicoterapia a corto plazo enseña habilidades de afrontamiento y ayuda a controlar el comportamiento inútil. Un estudio de 2009 mostró que ocho sesiones semanales más tres sesiones familiares ayudaron a los adolescentes con síndrome de ovario poliquístico a perder peso y mejorar su depresión.

Depresión facial

Si tiene síndrome de ovario poliquístico, es probable que su riesgo de depresión sea mayor que el de otras mujeres. Desafortunadamente, muchos factores contribuyen actualmente al desarrollo de esta enfermedad.

Para reducir este riesgo, pruebe la meditación, el yoga u otras técnicas de relajación. Además, no descarte preguntarle a su médico sobre la conveniencia de derivarlo a un psiquiatra.

Ver también: cómo combatir la depresión con 5 consejos especiales