Cómo la dieta cetogénica puede reducir los ataques de epilepsia

La epilepsia es un trastorno crónico con convulsiones recurrentes causadas por impulsos eléctricos anormales en el cerebro. Algunas convulsiones epilépticas son tan leves y rápidas que apenas se notan; en otros, durante unos minutos, la persona pierde el conocimiento y presenta movimientos convulsivos. La frecuencia de las crisis también varía entre personas.

En general, los neurólogos descartan cualquier conexión entre la alimentación y la epilepsia, pero hay excepciones. Muchos pacientes epilépticos que sufren de migrañas o dolores de cabeza debido a ciertos alimentos dejan de tener convulsiones cuando cortan estos alimentos.

Considere la dieta cetogénica

Los neurólogos del American Johns Hopkins Hospital han perfeccionado un tratamiento dietético para los casos graves de epilepsia. La dieta cetogénica hace que el cuerpo use grasas en lugar de carbohidratos para obtener energía. Para los niños, esta dieta comienza con dos o tres días de ayuno en el hospital. Luego, la comida se introduce gradualmente.

Esta dieta aporta alrededor del 75% de las calorías recomendadas para niños sanos; la mayoría provienen de grasas. Para asegurar el crecimiento, se agrega una pequeña porción de proteína, pero los carbohidratos se restringen al mínimo posible.

La ingesta de líquidos está restringida. La dieta debe personalizarse cuidadosamente y seguirse al pie de la letra, porque incluso pequeños cambios pueden provocar convulsiones. Aunque esta dieta es difícil, hay una recompensa: la mayoría de los pacientes reanudan la alimentación normal y viven una vida sin ataques epilépticos después de dos o tres años.

Realice cambios en su dieta

Los adultos también pueden recurrir a la dieta cetogénica cuando los fármacos no surten efecto. Solo que, por ser muy restrictiva, esta dieta no se recomienda para adultos. Los investigadores de Johns Hopkins también han diseñado una dieta Atkins modificada, baja en carbohidratos y alta en grasas. Según algunos estudios, esta dieta reduce la tasa de ataques epilépticos en casi la mitad de los adultos que la siguen.

¡Atención! Antes de cambiar sus hábitos alimenticios, hable con su médico. Y, si quieres más información sobre el tema, visita el sitio web de Eplepsia Brasil.