Vacuna contra la rabia: sepa cuándo tomarla

La vacuna contra la rabia está indicada para la prevención de una enfermedad llamada rabia. El virus de la enfermedad puede transmitirse a través de la mordedura de perros u otros animales infectados. Tanto los adultos como los niños pueden contraerlo.

Atención:

Para tener el diagnóstico correcto de sus síntomas y realizar un tratamiento eficaz y seguro, busque la orientación de un médico o farmacéutico.

¿Qué es la rabia?

La rabia es una enfermedad transmitida por animales que puede generar inflamación en el cerebro del ser humano y que suele conducir a la muerte.

La enfermedad es tan peligrosa que, a menudo, el sistema de salud suele organizar campañas de vacunación para que todos reciban instrucciones de consultarse entre sí en caso de exposición al virus.

Lea también: Conozca el cuidado que debe tener con sus mascotas

Según el Ministerio de Salud, se transmite a través de la saliva de los animales infectados, a través de:

  • Picaduras
  • Arañazos
  • Paliza

¿Para qué sirve la vacuna contra la rabia?

Como se indicó anteriormente, la vacuna sirve como una forma de prevención contra la rabia en humanos y se puede administrar antes o después de la exposición al virus.

Imagen: cottonbro / Pexels

Como la mayoría de las vacunas, la rabia no es diferente: actúa estimulando al cuerpo para que produzca protección contra la enfermedad. Para profesionales que trabajan en situaciones de riesgo, como:

  • Veterinarios;
  • Profesionales que trabajan en laboratorios de virología;
  • Estudiantes de medicina veterinaria;
  • Biólogos
  • Personas que trabajan con animales de la calle;

Entre otros, se recomienda aplicar la vacuna de forma preventiva. Para otros casos, la vacuna debe administrarse después de la exposición al virus, al tener contacto con saliva de animales, como perros y gatos, sin dueño.

¿Cuándo es necesario vacunarse contra la rabia?

Profesionales que se exponen diariamente al virus, o personas que vayan a viajar a zonas donde la enfermedad no está controlada, está indicada la vacunación previa a la exposición.

La vacuna post-exposición, por otro lado, debe administrarse en los centros de salud, bajo orientación médica, lo antes posible después del contacto con un animal que pueda transmitir el virus.

Imagen: CDC / Pexels

Además, también se recomienda limpiar la herida con agua corriente, con ayuda de un jabón o detergente. Según el Ministerio de Salud, "se ha demostrado que esta conducta disminuye el riesgo de infección".

Las dosis referidas a la vacuna deben ser determinadas por el médico, según el historial del paciente.