10 hábitos diferentes de la cultura japonesa que el anime nos revela

Las animaciones japonesas, o anime, están en aumento. Especialmente ahora en cuarentena, donde muchas personas están aprovechando la oportunidad para buscar nuevo entretenimiento en Netflix y otras plataformas de transmisión . Pero, ¿qué atrae el interés de la cultura japonesa, que a primera vista puede parecer tan diferente a la nuestra?

Desde 1985, Studio Ghibli es un referente en la producción de animaciones japonesas. Aclamadas por el público y la crítica, las animaciones del estudio recuperan la delicadeza y la imaginación que parecen escapar de nuestro ajetreado día a día.

Algunas de estas películas, como El viaje de Chihiro , Mi amigo Totoro y El cuento de la princesa Kaguya, atrajeron una atención especial de los espectadores. Y así, fomentaron aún más el interés por parte de quienes quieren conocer un poco más sobre esta cultura tan rica en tradiciones, historias y (¿por qué no?) Magia.

Entonces, ahora echa un vistazo a los 10 hábitos de la cultura japonesa que el anime nos revela y conoce un poco más sobre este fascinante país insular.

1. Desayuno (sin café)

Puede olvidarse del pan francés con mantequilla y ese café colado por la mañana. El desayuno tradicional japonés, asagohan , consiste en alimentos como arroz blanco, misoshiru, verduras en escabeche y pescado a la parrilla. Básicamente, este abundante desayuno tiene los mismos alimentos que se comen para el almuerzo y la cena.

2. ¿Zapatos dentro de la casa? De ninguna manera

Las animaciones japonesas también revelan otro hábito curioso: nadie entra con zapatos dentro de la casa. Normalmente, las residencias en Japón tienen una zona de entrada con un escalón por debajo del nivel de la casa, especialmente reservada para acomodar zapatos. Este espacio se llama genkan y es allí donde deben quedarse hasta que llegue el momento de irse nuevamente.

El tema de la limpieza, física y energética, es muy caro para los japoneses. Y sobre todo, la casa, que es una especie de templo sagrado, debe ser un lugar protegido de las impurezas del medio exterior.

3. Hora de dormir ... en el suelo

Puede parecer extraño para quienes no renuncian a sus camas box king, pero parte de los japoneses optan por dormir en el suelo, en los llamados futones . Se trata de finas capas de algodón o lana, estiradas bajo el tatami por la noche.

La ventaja de los futones es que después de su uso, se pueden plegar, ahorrando espacio en el dormitorio. Además, también es eficaz para mantener una postura correcta, evitando así problemas de columna.

4. Limpieza de escuelas

Otro hábito muy interesante de la cultura japonesa tiene que ver con la limpieza en las escuelas. Durante los años escolares, los niños y adolescentes participan en actividades de limpieza en aulas, baños y pasillos escolares.

De esta forma, este hábito se incorpora a la rutina de los niños, quienes diariamente se dividen en grupos para realizar las tareas una vez finalizadas las clases.

De esta forma, aumenta el sentido de responsabilidad y valoración del trabajo en grupo.

5. No hay vertederos en las calles

En muchos lugares, la ausencia de contenedores de basura podría indicar una mayor propensión a arrojar basura a las calles. Pero en Japón no. Desde pequeños, los japoneses son educados para no tirar basura al suelo. Y la educación escolar influye mucho en esta percepción.

Ikigai: ¡descubre el secreto japonés para vivir más y más feliz!

De esa forma, cuando consumen algo en la calle tienen la costumbre de recoger la basura y desecharla cuando regresan a la casa.

6. Autoexigencia escolar

Ningún pueblo parece ser tan exigente como los japoneses. Existen varias investigaciones que intentan explicar las razones de este comportamiento, percibido incluso en los niños.

Es evidente que la sociedad japonesa tiene un alto nivel educativo y el acceso a una buena educación es mucho más pronunciado que en otros países, como Brasil. Así, esto explicaría, en parte, esta mayor responsabilidad en relación a la propia formación.

Otro tema que no se puede ignorar es la presión familiar y social para ingresar a las universidades. Y, preferiblemente, los mejores, como el de Tokio o Kioto, que tienen requisitos estrictos.

Una expresión japonesa tiene en cuenta esta dimensión: shito goraku . O, en buen portugués, “los que duermen sólo 4 horas al día pasarán. Quienes duerman 5 horas fracasarán ".

7. Puntualidad

¿Alguna vez te has imaginado vivir en un país donde el maquinista que llevas al trabajo te pide perdón por el altavoz por llegar tarde? 20 segundos?

La puntualidad es también una característica sorprendente de la cultura japonesa que observamos fácilmente en las animaciones.

En general, los japoneses intentan llegar con unos 10 minutos de antelación al lugar acordado. Después de todo, el retraso se considera una falta grave, especialmente en el entorno profesional. De esa forma, se evita tanto como sea posible.

8. "Silencio, por favor"

Un hábito muy común en Brasil, hablar por teléfono celular en público es visto como una gran falta de educación para los japoneses. Además, en algunos lugares incluso está expresamente prohibido, como en los trenes. Y también se extiende a escuchar música sin auriculares o hablar en voz alta con alguien a tu lado.

9. Saludos (¡sin abrazos!)

El brasileño tiene fama de ser un país muy cariñoso. Así, es común saludarse con besos y abrazos. Pero en muchos países no es así. Y Japón es uno de ellos.

En la cultura japonesa, la reverencia oriental, conocida como ojigi , es la forma principal de saludo y se enseña a los niños desde una edad temprana. Además de servir como saludo, el ojigi también puede representar gratitud, una disculpa o un favor.

Haicai: ¿conoces este estilo de poesía japonesa?

La amplitud de la curvatura, que puede ser de 15º, 30º o 45º, tiene diferentes significados. Por ejemplo, si está saludando a un amigo, es habitual utilizar la curvatura de 15º.

El 30 se usa para saludar a maestros o jefes, y el 45 para disculparse o saludar al emperador.

10. La relación con el dinero

La entrega del dinero para el pago de la factura directamente en manos del camarero es muy común en Brasil y en muchos otros países de Occidente. Sin embargo, esta práctica no está bien considerada en Japón.

Por este motivo, todas las tiendas tienen una bandeja frente al cajero donde colocas tus billetes y monedas.

¡Ah! Y ni siquiera pienses en dar propinas. El trabajo tiene una dimensión muy importante en Japón, y aunque aquí en Brasil es un acto de buena fe recompensar al camarero con un pequeño cambio extra, en Japón se ve como un deshonor ... y una enorme falta de educación.

Por Julia Monsores