Descubre 5 ejercicios de respiración para reducir la ansiedad

No es difícil sentirse un poco asfixiado después de tantos días encerrados en casa. Con el tiempo, pueden comenzar a aparecer síntomas de ansiedad, provocados por la cuarentena; como falta de aire, por ejemplo. Tener siempre falta de aire, falta de aire o falta de aire es una señal de que su respiración es deficiente; debido a varios factores. Pero, para aliviar estas reacciones, basta con unos minutos de ejercicios de respiración y su sistema nervioso podrá estabilizarse.

Los ejercicios son muy sencillos y de probada eficacia. Los expertos dicen que el acto de inhalar profundamente y exhalar lentamente afecta directamente al sistema nervioso, aliviando así la tensión y proporcionando una sensación de calma. Alivie el estrés, la ansiedad y el nerviosismo con los ejercicios de respiración que se enumeran a continuación.

Respiración de diafragma

El diafragma es un músculo ubicado en el abdomen, debajo de la caja torácica. Su función es coordinar el proceso respiratorio para que se produzca perfectamente. Por tanto, aunque no existe una única forma de respirar, el diafragma es el más adecuado.

Respirar a través del diafragma significa respirar profundamente, sentir que el músculo del diafragma se levanta y las costillas se abren, sin levantar los hombros, y exhala lentamente. Lo ideal es realizar este ejercicio de pie, con los pies alineados con el tronco, y siguiendo el movimiento natural del pecho y abdomen. Con la repetición, su cuerpo volverá al equilibrio normal.

Fosas nasales alternas

Este ejercicio es muy simple, ¡pero muy efectivo! Cuando sienta que su respiración está fuera de control, presione un dedo de sus fosas nasales e inhale por el otro. Aguanta el aire. Luego, presione la fosa nasal opuesta y exhale por la otra. El que liberó el aire, esta vez, debe ser donde se debe inhalar; la repetición debe alternarse.

Aliento cuadrado

Contar te ayuda a relajarte, prueba la respiración cuadrada. En esta práctica debes inhalar contando hasta 3. Mantener el aire contando hasta 3. Luego, exhalar por la boca contando hasta 3 y luego permanecer sin aliento durante el mismo período de tiempo. Repite el proceso hasta que te sientas más relajado. El recuento puede aumentar a medida que disminuye la ansiedad.

Respiración abdominal

Ideal para quienes padecen sueño, la respiración abdominal permite que el cuerpo se relaje y reduzca la ansiedad. Acostado boca abajo, coloque las manos sobre el abdomen, respire profunda y lentamente. Poco después, exhale lentamente por la nariz. Si lo desea, puede hacer el mismo conteo para ambos movimientos. Repita hasta que se sienta totalmente relajado.

Tronco flexionado

Para realizar este ejercicio debes estar sentado en una silla. Flexione el torso hacia adelante, apoyándolo sobre los muslos, y deje que la cabeza y los brazos cuelguen hacia el suelo. En esta posición, respire y respire profundamente sintiendo que el aire es devuelto. Repite este proceso tantas veces como sea necesario. Cuando termine, regrese lentamente a la posición inicial, comenzando en la zona lumbar y terminando con la alineación de la cabeza.

Si se encuentra en un lugar donde ninguno de estos ejercicios es posible, pruebe una aplicación de respiración guiada. Pueden ayudar a controlar el nerviosismo o la ansiedad dirigiendo su respiración de manera discreta y eficiente.

Por Thaís Garcez