¿No respeta el vecino la ley del silencio? Saber qué hacer

A pesar de que el sentido común establece las 22:00 horas como límite de la “ley del silencio”, cualquier ruido excesivo que menoscabe la tranquilidad de los vecinos es ilegal, sea cual sea la hora del día. Sin embargo, ante cualquier tipo de reacción, es recomendable buscar un entendimiento amistoso con tu vecino para evitar que el problema se convierta en una gran pelea entre las partes y requiera los costos de una solución judicial. Por eso, hemos enumerado 6 consejos sobre cómo actuar cuando el vecino no respeta la ley del silencio.

1. Adopte un enfoque conjunto

Puede hablar con otros vecinos que también encuentran incómodo el ruido y hacer un acercamiento conjunto al vecino ruidoso. Si su vecino actúa de forma amenazante o violenta al intentar acercarse, denúncielo a la policía.

2. Utilice el liquidador

En el caso de los condominios, siempre es recomendable recurrir al liquidador, quien emitirá primero una circular impersonal. Entonces, si esta acción no tiene ningún efecto, el liquidador debe tratar de llegar a un entendimiento directo con el propietario ruidoso y encontrar la solución más pacífica al problema.

3. Envíe una notificación por escrito

Agotado todos los medios de amistoso entendimiento, independientemente de las sanciones previstas en la convención o reglamento de la edificación, es conveniente que el síndico o vecino lesionado notifique, por escrito, al infractor que no esté respetando la ley del silencio. Ahora es recomendable utilizar un tono más enérgico, mostrándote las consecuencias que pueden sobrevenir.

4. Verifique si existe la posibilidad de una multa

Si el ruido persiste, se aplicará la multa prevista en la convención del condominio. Si se omite, disponga que se incluya un elemento que prevea la fijación de esa penalización. Si existe una previsión de multa, el liquidador debe aplicarla y cobrarla.

5. En el peor de los casos, haga justicia

Una vez agotados los recursos internos, quedará el recurso judicial para frenar las acciones de los inquilinos que sean perjudiciales para el barrio o para un residente específico. Dependiendo del caso, la demanda será interpuesta por el condominio, representado por el liquidador, o por el propietario lesionado.

Consejo extra:

Tanto el propietario como el propietario pueden presentar un reclamo basado en la ley de vecindario. El derecho a la seguridad, la tranquilidad y la paz son reglas básicas. Todo ello bajo pena de una multa diaria que podrá fijar el juez mientras dure el aburrimiento. El procedimiento civil no anula el penal, en los casos de violación de la ley penal. De esta forma, el superintendente o la persona directamente perjudicada puede denunciar a la policía, utilizando los testigos necesarios para hacerlo.