Zinc: descubre todos los beneficios de este mineral

Un mineral esencial, necesario para todas las células del cuerpo, el zinc se concentra en músculos, huesos, piel, riñones, hígado, páncreas, ojos y próstata. Desempeña un papel fundamental en cientos de procesos corporales. Desde el crecimiento celular hasta la maduración sexual y la inmunidad, incluso hasta los sentidos del gusto y el olfato. En consecuencia, todas las personas que toman suplementos multivitamínicos y minerales a diario deben asegurarse de que contengan zinc. Como el cuerpo no produce zinc, depende de fuentes externas para su suministro.

Principales beneficios

El zinc es necesario para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Además, puede ayudar a proteger contra la gripe, los resfriados, la conjuntivitis y otras infecciones. Las pastillas de zinc pueden, por ejemplo, acelerar la curación de la candidiasis y la inflamación de la garganta. Ingerido en forma de píldoras, el zinc puede ayudar en el tratamiento de enfermedades más graves, como artritis reumatoide, lupus, fibromialgia y posiblemente esclerosis múltiple.

Este mineral aporta las enzimas que hacen todo en el cuerpo: desde la producción de ADN hasta la curación de heridas. Es fundamental para fortalecer el sistema inmunológico. Aún así, muchas personas no obtienen suficiente cantidad de este nutriente.

El zinc tiene efectos beneficiosos sobre varias hormonas, incluidas las hormonas sexuales y tiroideas. Se muestra prometedor para aumentar la fertilidad tanto en mujeres como en hombres. También puede disminuir el agrandamiento de la próstata. Además, puede ser eficaz para personas con tiroides hipoactiva y, al mejorar los niveles de insulina, ayuda a las personas con diabetes. Dado que el zinc afecta a tantos sistemas corporales, tiene muchos otros usos. Estimula la cicatrización de heridas e irritaciones de la piel, siendo útil para el acné, quemaduras, eczemas, psoriasis y rosácea.

Cuánto necesita

La ingesta diaria recomendada es de 15 mg para adultos. Las dosis más altas generalmente se reservan para quejas específicas. Más de 100 mg al día pueden, a largo plazo, comprometer la inmunidad. También puede interferir con la absorción del cobre y provocar anemia.

Las almendras son una buena fuente de zinc para los vegetarianos, quienes pueden ser deficientes en este mineral. Aproximadamente 100 g proporcionan aproximadamente 6 mg.

Cuando busque alimentos ricos en zinc, piense en las proteínas. Es abundante en carnes, porcinos, hígado y aves (principalmente carnes negras), huevos y mariscos (especialmente ostras). El queso, los frijoles, las nueces y el germen de trigo también son otras buenas fuentes. Sin embargo, en estos alimentos tiene menor absorción que en las carnes. Es posible encontrar grandes cantidades de zinc en el agua potable.