¿Cómo limpiar la brocha de maquillaje? Ver 3 trucos infalibles

Son indispensables a la hora de crear contornos, dando color a los párpados y un tono saludable a las mejillas, por lo que necesitan un buen cuidado. Saber cuándo y cómo limpiar la brocha de maquillaje es fundamental para obtener el mejor resultado.

Pero no es solo en la calidad de la marca lo que influye en la limpieza de los cepillos. Por lo general, eliminar los restos de productos de las cerdas puede prevenir la proliferación de bacterias y hongos, que incluso pueden causar problemas en la piel.

Las esponjas de maquillaje también necesitan atención. También acumulan residuos que pueden resultar nocivos para la piel e interferir con el resultado final del acabado.

Cómo limpiar la brocha de maquillaje

La rutina de cuidados con las brochas de maquillaje puede variar según su frecuencia de uso. Sin embargo, dejarlos siempre limpios debe ser un hábito a adoptar.

Limpiar las cerdas, ya sean sintéticas o naturales, es super simple:

  • Remoje el cepillo en agua tibia;
  • Luego, ponga un poco de jabón líquido (champú o detergente para bebés) en la palma de su mano;
  • Haz movimientos circulares con la cerda del cepillo en la palma de tu mano (no mojes la base de las cerdas) hasta formar una espuma ligera;
  • Enjuague bien y limpie el cepillo con una toalla de papel para verificar que se hayan eliminado todos los residuos. Si aún está sucio, repita el procedimiento.

¡Nunca mantenga los cepillos mojados, si entra agua en el mango puede pudrir la madera!

Al final, deja el cepillo sobre una toalla limpia para que se seque de forma natural. Pero si necesitas secar rápidamente, usa un secador de pelo en modo frío, dirigiendo el aire desde la base hacia la punta de las cerdas.

Otras formas sencillas de limpiar

1. Limpieza en seco

Existe en el mercado una esponja de limpieza de cepillos, que elimina los residuos pasando las cerdas por encima. Pero es posible improvisar con un accesorio para hacer bollos llamado donut (o donut).

El material de este producto es perfecto para eliminar la suciedad de su cepillo. Pase las cerdas del cepillo ligeramente sobre él y observe que el cepillo se limpiará rápidamente.

2. Mezcla casera

Para tener su propio limpiador de brochas, solo agregue en una botella pequeña con una botella de spray: 1 taza de agua, 1/4 de alcohol al 70%, 1/2 cucharada (postre) de detergente, 1 cucharada (té) de jabón antibacteriano y 1 cucharadita de cabello sin aclarado. Finalmente, mezcle bien.

Para usarlo, espolvorear un poco sobre una toalla de papel o franela y pasar el cepillo por la superficie con un movimiento circular. Pero en el caso del cepillo biselado, pase las cerdas de lado a lado.

3. Limpiar con vinagre

El vinagre puede ser un buen aliado a la hora de limpiar las brochas de maquillaje, ya que dejan las cerdas limpias y brillantes. En un recipiente, agregue 1 taza de agua caliente, 1 cucharada de champú para bebés y 1 cucharada (postre) de vinagre blanco.

Mezclar bien y dejar las cerdas de los pinceles en esta solución durante unos segundos. Luego frote suavemente para eliminar cualquier residuo. ¡Listo! ¡Quedarán limpios, suaves y brillantes!

Cómo limpiar la esponja de maquillaje

Aunque la preferencia no es unánime, las esponjas de maquillaje tienen su valor.

Dan un acabado increíble en lugares donde la brocha no llega bien, como las comisuras de los ojos, y tienen diferentes formatos para cada tipo de aplicación.

Sin embargo, el cuidado sigue siendo el mismo, ya que ambos deben estar siempre limpios para lograr el resultado prometido. Vea lo fácil que es desinfectar las esponjas de maquillaje:

  • Remojar mucho la esponja con agua corriente;
  • Luego, aplique un jabón líquido neutro o un champú neutro;
  • Extienda el jabón por toda la esponja mientras aprieta ligeramente para que el producto elimine los residuos de maquillaje;
  • Luego lavar con agua fría. Si aún no está completamente limpio, reinicie el proceso;
  • Finalmente, déjelo secar de forma natural sobre una toalla limpia.

Si eres un usuario habitual de la esponja, necesitarás tener un poco de paciencia para repetir la limpieza varias veces con el fin de eliminar todo el maquillaje acumulado. ¡Pero definitivamente valdrá la pena!