Descubra los beneficios para la salud del ajo

Los beneficios del ajo se conocen desde hace miles de años. Incluso en la antigüedad, los constructores egipcios lo utilizaron para obtener fuerza y ​​resistencia. Louis Pasteur investigó sus propiedades antibacterianas y varios médicos lo usaron para tratar lesiones en ambas guerras mundiales. La mayoría de los beneficios del ajo provienen de los más de 100 compuestos de azufre que contiene.

Cuando se tritura o mastica el bulbo, la aliina, uno de los compuestos sulfúricos, se convierte en alicina, el químico responsable del olor y los efectos beneficiosos del ajo. A su vez, la cocción del ajo inhibe la formación de alicina y elimina algunos de los otros químicos terapéuticos.

Principales beneficios del ajo

Tradicionalmente, el ajo se ha utilizado para tratar todo, desde parásitos hasta hemorroides. Hoy en día, los investigadores están poniendo más énfasis en su potencial para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer. El uso abundante de ajo en Italia y España explicaría, en parte, por qué estos países tienen una incidencia tan baja de endurecimiento de las arterias (aterosclerosis).

Varios estudios sugieren que el ajo puede prevenir las enfermedades cardíacas de varias formas. El ajo, por ejemplo, haría menos probable la agregación plaquetaria y la adherencia a las paredes arteriales, lo que reduciría la posibilidad de un infarto de miocardio.

Consulte a su médico si está tomando medicamentos para prevenir la formación de coágulos sanguíneos o reducir la presión arterial. El ajo puede intensificar el efecto de estos medicamentos.

Existe evidencia de que el ajo disuelve las proteínas formadoras de coágulos, lo que puede afectar el desarrollo de la placa aterosclerótica. Además, reduce ligeramente la presión arterial y ayuda a la circulación sanguínea. Estudios recientes han investigado el efecto del ajo sobre el colesterol.

Los beneficios del ajo en la prevención del cáncer

El ajo puede tener propiedades para combatir el cáncer. Se ha descubierto que es especialmente eficaz para prevenir los cánceres digestivo y posiblemente de mama y de próstata. Los investigadores aún no están seguros de cómo el ajo promueve estos efectos beneficiosos. Pueden estar implicados algunos mecanismos.

Primero, está la capacidad del ajo para elevar el nivel de enzimas que pueden desintoxicar los factores que causan el cáncer. Por lo tanto, bloquea la formación de nitritos relacionados con el cáncer de estómago, siendo competente para estimular el sistema inmunológico. Otros alimentos también ayudan a prevenir el cáncer, vea cuáles. Las propiedades antioxidantes del ajo también son importantes.

Suele ser eficaz contra microorganismos infecciosos, como virus, bacterias y hongos. Esto se debe a que la alicina es capaz de bloquear las enzimas que dan a estos microorganismos su capacidad para invadir y dañar los tejidos. También se ha demostrado que el ajo inhibe los hongos responsables del pie de atleta y la otitis externa.