Bebé tomando el sol: sepa por qué el suyo también lo necesita

A muchas personas les gusta tomar el sol solo para broncearse. Sin embargo, los rayos del sol también son importantes aliados para la salud, especialmente cuando se encuentra en una etapa temprana de la vida. Si no conoce los beneficios de tomar el sol para un bebé, ¡no pierda el tiempo!

La leche materna es rica en vitamina D, que actúa principalmente sobre el sistema óseo. Además, la vitamina D también tiene beneficios para el sistema inmunológico y protege el corazón. En un momento en que el cuerpo se está formando, es fundamental que el cuerpo del bebé reciba este nutriente en grandes cantidades. Pero no se detiene ahí: la vitamina D debe activarse en el cuerpo.

Y ahí es donde entra en juego los baños de sol. La luz solar sintetiza la vitamina E y activa sus funciones. Sin embargo, debes tener cuidado. Primero, no es necesario exponer al bebé a la luz solar durante mucho tiempo. De diez a 15 minutos al día es suficiente; Además, es necesario prestar atención a los mejores tiempos de exposición. Lo recomendado por los expertos es que el bebé esté expuesto en horarios antes de las 10 de la mañana y después de las 4 de la tarde.

Ver también:  aprenda 7 consejos para combatir la psoriasis

Tomar el sol también ayuda a disminuir la bilirrubina en la sangre, lo que causa ictericia en los bebés. Uno de los signos de esta enfermedad es la piel de naranja, porque la bilirrubina es un compuesto de este color que resulta de la destrucción de las hemoglobinas, los glóbulos.

¿Cómo tomar el sol a un bebé?

Los baños de sol deben hacerse al aire libre, para que los rayos lleguen a la piel sin interferencias. No se quede detrás de las ventanas. Los rayos del sol no serán dañinos si eliges los horarios recomendados.

Además, vista al bebé con ropa ligera, exponiendo la mayor parte a los rayos del sol. Si el clima es agradable y desea dejarlo solo con pañales, la eficiencia puede aumentar. Proteja únicamente su rostro, ya que sus ojos pueden sufrir sensibilidad. Si el bebé está irritado o molesto, trate de distraerlo mientras expone su piel a los rayos del sol.

El procedimiento debe ser diario, incluso en días con poco sol. En estos días, proteja a su bebé con ropa más cerrada, pero no le prive de recibir la luz del sol. ¡Recuerde que la salud de sus hijos también depende de usted!