Cómo hacer un planificador: 6 consejos para montar, personalizar y usar

¿Sabes qué es un planificador y para qué sirve ? Es una excelente manera de mantener la concentración y organizar las tareas cotidianas, ya sean fruto de compromisos profesionales o de cuestiones más íntimas.

Y, aunque mucha gente piensa que para construir un planificador es necesario hacer uso de cuadernos altamente personalizados, el paso a paso puede ser muy sencillo, con tan solo una hoja de papel.

Para ayudarlo a dar rienda suelta a su creatividad y planificar sus metas para el nuevo año o para un momento especial, como organizar una boda o el viaje de sus sueños, hemos preparado un breve tutorial sobre cómo hacer un planificador.

Vea, en la galería a continuación, consejos e imágenes para inspirarse desde el proceso de elección del soporte ideal, hasta la estandarización de fuentes y la organización diaria de sus funciones.

Céntrese en la productividad: lea nuestros consejos para organizar su escritorio

baramee2554 / iStock

1. Elija el tipo de hoja o cuaderno para su agenda

Para comenzar, deberá decidir dónde escribir sus notas. Aunque es habitual utilizar cuadernos por periodos más prolongados, como semestrales o anuales, es posible utilizar hojas de papel A5 o A4 para hacer una agenda semanal o mensual y pegarla en la pared.

Si eliges un cuaderno, elige el mejor tipo de hoja (rayado, punteado o sin patrón) y si es un folleto, un ringlet o un smart (una especie de carpeta). Esta elección debe hacerse de acuerdo con sus preferencias: los cuadernos sin pautas son excelentes para aquellos a quienes les gusta crear dibujos y notas gratis, mientras que los que tienen pautas a cuadros ayudan a aquellos que buscan la estandarización de formas y tamaños, por ejemplo.

Svetlana Ivanova / iStock

2. Personaliza la portada del planificador como prefieras

Quien haya decidido utilizar un cuaderno puede dejar volar su imaginación para armar una portada personalizada. Por lo general, los portátiles que ya vienen con cubiertas geniales o temáticas son más costosos. Pero, para ahorrar dinero, puedes comprar un “basicão” e invertir en materiales como cartón, pegatinas y post-its para que todo se parezca a ti.

¡Ah! Y no olvide tener pegamento, regla y tijeras cerca para terminar cada proceso de manera eficiente.

3. Estandarice las fuentes, los colores y los iconos de su planificador

Antes de comenzar a escribir tus tareas, es importante estandarizar qué tipo de letra, colores e íconos usarás en tu agenda. Este proceso es fundamental para que la información se organice de forma clara e intuitiva (de esta forma, no será necesario esfuerzo a lo largo del día para entender lo que está por venir).

Los más creativos pueden elegir sus propios diseños. Buscar inspiración en redes sociales como Pinterest e Instagram suele ayudar a dar el primer paso. Si prefiere algo más minimalista, simplemente defina cómo se utilizará la fuente (puede escribir a mano, en cursiva o en forma, o imprimir títulos y subtítulos escritos en la computadora).

4. Planifica y divide las secciones iniciales de tu agenda.

Ahora que ha decidido los estándares gráficos para su planificador, es hora de pensar en las secciones de contenido. Muchas personas suelen poner al principio, antes de la planificación diaria, unas áreas especiales para registrar tareas, compromisos y deseos más atemporales. Algunos ejemplos son: listas de libros para leer, películas geniales que debutarán en el cine, programas que te gustaría ver y lugares para visitar durante las vacaciones.

sigue leyendo