FoGO: descubre la fobia social que provoca la cuarentena

El miedo a salir (FoGO), o el miedo a salir, es el sentimiento que se ha reportado con frecuencia en los consultorios virtuales de psicólogos y psiquiatras. No todo el mundo anhela salir de casa y muchos ni siquiera quieren pensar en poner un pie en la calle. Hay varias razones. Y este comportamiento solo podría ser comprensible, debido a la situación mundial actual, si no representara signos de una fobia social.

Analizando el contexto actual

Es un hecho que no todo el mundo ha podido cumplir fielmente con la cuarentena. Médicos, enfermeras, trabajadores de restaurantes y empresas imprescindibles, entre otros, necesitaban seguir trabajando. Incluso siguiendo las normas de prevención, como el uso de mascarillas y la esterilización de manos con gel de alcohol, el riesgo nunca dejó de existir. Sin embargo, hay una parte de la población que no encaja en este escenario - la necesidad de trabajar diariamente fuera del hogar - que optó por ignorar las pautas y seguir con su vida “normal”. 

El Miedo a Salir se relaciona con otro síndrome del mundo moderno: Miedo a Perderse (FoMO), es decir, el miedo a perderse algo que está sucediendo en ese momento. ¡Descubra cómo identificar los síntomas!

Las personas que están expuestas a diario tienen más probabilidades de infectarse y posiblemente transmitir a otras personas. Por ello, quienes se quedan en casa, por diversas razones, sienten que no están seguros en la calle, en los ascensores, en ningún otro lugar que no sea su casa. Sin embargo, parte de los miedosos, aun conscientes de esta realidad, no se deja dominar por el miedo, se protege y sale a las actividades necesarias, como ir al mercado, por ejemplo. Otros posponen este encuentro con la sociedad y fomentan el miedo irracional.

Cuando el miedo se convierte en una fobia social 

La cuarentena nos brindó una rutina casera que escapa por completo a la ajetreada y exigente realidad, tanto laboral como socialmente, del mundo contemporáneo. Aquellos que ya no simpatizaban con las aglomeraciones y socializaciones no se han molestado con la nueva vida. Pero el hecho es que nadie es libre de sentir el miedo de irse; ni siquiera los que pasaban unas horas en casa. Todo el mundo puede desarrollar una fobia a relacionarse o estar cerca de otras personas.

Quienes viven con el miedo a salir suelen llevar un intenso sentimiento de ansiedad, un miedo a contaminarse por el covid-19, a morir o pasar a la familia. Además, desarrolla una gran cantidad de estrés al pensar en volver al entorno laboral, utilizar el transporte público e incluso hacer colas. Los profesionales de la salud creen que el período de la pandemia provocará un aumento de los casos de trastornos de ansiedad y síndrome de pánico. Por tanto, es necesario estar atento a las señales, porque el miedo es un sentimiento normal, pero cuando paraliza a la persona, es necesario buscar ayuda especializada.

Por Thaís Garcez