Cepillo de dientes: descubre 10 usos alternativos

El cepillo de dientes es un elemento indispensable para la limpieza personal, al igual que el hilo dental. Pero una vez utilizado, todavía puede ser muy útil en otras funciones. Descubra ahora 10 funciones alternativas para el cepillo de dientes a diario:

1. Úselo como limpiadores de uso general

No tire sus cepillos de dientes viejos. En su lugar, utilícelos para limpiar varios objetos, así como áreas y grietas estrechas y difíciles de alcanzar. Además, use un cepillo de dientes para limpiar flores y plantas artificiales, joyas, peines, marcos de ventanas, juntas de azulejos y grifos alrededor. También limpie los teclados de las computadoras, las hojas de los abrelatas y alrededor de los quemadores de la estufa. Además, es una de las formas sencillas de limpiar barbacoas con facilidad.

2. Cepille su rallador de queso

Cepille los dientes de un rallador de queso con un cepillo de dientes viejo antes de lavar el rallador o ponerlo en el lavavajillas. Esto facilitará el lavado y evitará bloqueos en el desagüe, ya que se retirarán los trozos de queso o cualquier otro ingrediente que hayas rallado.

3. Elimina las manchas rebeldes

Quitar una mancha puede ser un dolor, especialmente una que ha penetrado profundamente en las fibras blandas. Para eliminar estas manchas profundas, intente usar un cepillo de dientes de cerdas suaves para aplicar suavemente el agente de eliminación (lejía o vinagre, por ejemplo) hasta que la mancha desaparezca.

¿Tu sabia?

Se cree que los antiguos chinos fueron los primeros en utilizar cepillos de dientes hechos con pelo de cerdo. Los primeros cepillos de dientes en los Estados Unidos se fabricaron a fines del siglo XIX, pero el cepillado no se convirtió en un hábito dos o tres veces al día para muchas personas comunes hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando los soldados estadounidenses lo llevaron a se casa con sus hábitos impuestos por el ejército. En esa ocasión, DuPont había inventado la cerda de nailon que, a diferencia de las cerdas naturales que se utilizaban antes, se secaba completamente entre cepillados y era resistente a la proliferación de bacterias. Hoy en día, todavía se utilizan cerdas de nailon en la mayoría de los cepillos de dientes.

4. Quite la pelusa de las mazorcas de maíz

Antes de cocinar el maíz pelado, tome un cepillo de dientes viejo y límpielo suavemente en la mazorca para quitar cualquier pelusa de paja que se haya pegado. Por lo que no será necesario quitárselos de los dientes después de comer el maíz.

5. Limpia y engrasa tu sandwichera con un cepillo de dientes

Un cepillo de dientes limpio y suave es la herramienta adecuada para limpiar las migas y la masa quemada de las esquinas y grietas del plato de una sandwichera. También use el cepillo para esparcir la mantequilla uniformemente sobre la superficie del plato.

6. Aplicar tinte para el cabello

¿Te tiñes el pelo en casa? Utilice un cepillo de dientes viejo como aplicador. El tamaño es perfecto. Quitar las costras de los electrodomésticos Sumerja un cepillo viejo en agua con jabón y utilícelo para limpiar entre las manijas y botones de los electrodomésticos, así como platos con letras en relieve.

7. Echa un vistazo al coche.

Los coches también tienen curvas difíciles de alcanzar. Al limpiar, use un cepillo de dientes para eliminar la suciedad de las esquinas del panel, así como en las bisagras de las puertas u otros lugares de difícil acceso.

8. Elimine las sustancias viscosas de los lavabos y desagües.

Con el tiempo, los desagües del baño o el fregadero de la cocina pueden acumular suciedad, dejando la zona con una sustancia viscosa, que acaba atrayendo a los mosquitos del baño. Utilice un cepillo de dientes viejo para limpiar los bordes y eliminar el exceso.

Vea también: 12 increíbles consejos de limpieza que nunca imaginó

9. Limpia tus uñas

Las uñas también pueden beneficiarse del cepillo de dientes. Las cerdas pueden alcanzar esa suciedad que se acumula en las esquinas, y pueden hacer que tus manos luzcan terribles, o incluso traer enfermedades. Si se acaba el tiempo, pase suavemente las cerdas entre las uñas para eliminar la suciedad.

10. Lustra tus zapatos

Si no tienes un cepillo especial para limpiar zapatos, un cepillo de dientes puede hacer el trabajo sorprendentemente bien. Pasa las cerdas suavemente sobre los zapatos y esparce la grasa para que brillen. También es posible utilizarlo para limpiar las costuras de los zapatos entre la piel y la suela.