Armario cápsula: aprende más sobre este armario compacto

Tener un armario de cápsulas es entender que menos es más. Esta nueva forma de organizar el guardarropa surgió en Estados Unidos con el objetivo de repensar el consumo de moda de una forma más consciente y sostenible.

La ropa versátil es la base de un armario cápsula. Beber en la fuente del minimalismo, la idea es reunir una cantidad razonable de ropa que se pueda usar durante un período de tiempo determinado.

Ensamblar su gabinete de cápsulas

La bloguera estadounidense Caroline Rector fue la creadora del concepto de gabinete tipo cápsula. Según tu punto de vista, debes mirar el vestuario con más atención, es decir, evaluar lo que realmente usas o no, y saber usar lo que ya tienes.

A partir de ahí, el siguiente paso es separar unas 37 piezas, entre ropa y calzado, que podrás utilizar en cada temporada, es decir, durante 3 meses. Por tanto, deben ser fáciles de combinar y adecuados al clima actual.

Pero, trayendo a nuestra realidad, en la que las estaciones no están bien definidas, el desafío es mayor, ya que habrá que seleccionar distintos tipos de piezas. Desde vestidos hasta abrigos, desde sandalias hasta zapatillas deportivas.

La ropa interior, los pijamas y la ropa deportiva no necesitan estar en esa cuota de 37 piezas.

Todo lo que no sea útil debe guardarse en cajas o bolsas fuera del armario; para ser utilizado en las próximas temporadas. Lo importante es tener piezas que te permitan armar diferentes looks para el día a día.

Ventajas principales

Todo este proceso es un ejercicio de desapego y autoconocimiento. Al final, aprenderá a tener más piezas comodín, comprenderá su estilo y comenzará a comprar menos.

Además, adoptar el gabinete de cápsulas como estilo de vida puede ayudarlo a:

  • Crea más combinaciones con la misma pieza. Probablemente deberías tener una falda que combine con una camisa de vestir y también una camisa de punto. ¡Será un gran estímulo para la creatividad!
  • Conoce tu propio cuerpo. El tiempo pasa y nuestro cuerpo cambia. Por eso es importante evaluar si vale la pena o no guardar una pieza en particular en el armario.
  • Tenga un sentido de costo-beneficio. En las próximas compras -que se podrán utilizar en la próxima temporada- opta por piezas de calidad, que duren más y sean más versátiles.
  • Ahorrar. Si antes todo el escaparate era una tentación, con la limitación de 37 piezas por 3 meses los gastos se reducirán considerablemente.
  • Haz donaciones constantes. Durante la composición del armario cápsula, cada pieza que entre a otras puede salir, ya sea porque ya no quieren usarla o porque ya no caben.

Esta técnica se aplica tanto a hombres como a mujeres. Si tu momento es repensar tus actos de consumo, empezar por el vestuario puede ser una buena idea.

Por Thaís Garcez