Día Mundial de la Tuberculosis: conozca la enfermedad

Hoy, 24 de marzo, se reconoce como el Día Mundial de la Tuberculosis. La fecha fue creada en 1982 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en honor al centenario del descubrimiento del microorganismo causante de la tuberculosis, realizado por el doctor Robert Koch, con el objetivo de concienciar a la población mundial para la prevención de la enfermedad.

Según el Ministerio de Salud, aunque existe tratamiento y cura para la enfermedad, cada año en Brasil se reportan aproximadamente 70 mil casos nuevos y aproximadamente 4.5 mil muertes por tuberculosis. Comprenda la enfermedad y aprenda cómo prevenirla a continuación:

Que es la tuberculosis

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa y transmisible causada por  Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch que afecta principalmente a los pulmones, pero puede afectar otras áreas del cuerpo, como los huesos.

La tuberculosis pulmonar atrae más la atención de las entidades de salud pública porque, además de ser más común, es la principal responsable de la transmisión de la enfermedad.

Los síntomas de la enfermedad.

El síntoma principal de la tuberculosis es una tos persistente (seca o con secreción). Por lo tanto, cualquier persona que tenga tos durante tres semanas o más debe consultar a un médico incluso si no tiene otros síntomas, ya que puede estar transmitiendo la enfermedad a las personas con las que convive.

Los otros síntomas son:

  • cansancio excesivo;
  • fiebre baja generalmente por la tarde;
  • Transpiración nocturna;
  • falta de apetito y rápida pérdida de peso;
  • ronquera.

Formas de transmisión de la tuberculosis.

La tuberculosis se transmite de persona a persona. La persona infectada expulsa pequeñas gotas de saliva al hablar o toser que pueden contaminar a otra persona.

Sin embargo, Mycobacterium tuberculosis es sensible a la luz solar y la circulación del aire ayuda a dispersar las gotitas infecciosas. De esta forma, los ambientes ventilados con luz solar reducen el riesgo de transmisión.

Prevención y tratamiento

La principal forma de prevención de la tuberculosis en los niños es con la vacuna BCG, que se debe administrar a los niños al nacer o hasta los 4 años, 11 meses y 29 días de edad.

La vacuna BCG protege a los niños de las formas más graves de la enfermedad, como la tuberculosis miliar y meníngea. La vacuna se ofrece de forma gratuita en el Sistema Único de Salud (SUS) en unidades básicas de salud y maternidades.

En cuanto a adolescentes y adultos, lo ideal es, además de evitar ambientes cerrados sin luz natural directa, obtener un diagnóstico precoz e iniciar el tratamiento lo antes posible, pues con 15 días de tratamiento el individuo ya no transmite la enfermedad.

A pesar de esto, el tratamiento debe realizarse durante al menos 6 meses, según el consejo médico. Para evitar futuras complicaciones, incluso cuando el paciente se sienta bien, el tratamiento finaliza solo cuando el médico confirma la cura total.