Comprender la diferencia entre carillas de porcelana y lentes de contacto dentales.

La sonrisa perfecta es el sueño de muchas personas. Para conseguirlo, son muchos los que recurren a tratamientos como carillas de porcelana y lentillas dentales

Como habrás escuchado, estos procedimientos se están volviendo cada vez más populares, con varios partidarios famosos que no renuncian a tener los dientes más blancos. 

Lea también: 50 secretos que su dentista nunca le diría.

¿Pero sabes cuál es la diferencia entre la carilla de porcelana y la lente de contacto dental? Si. Sabemos que ambos tratamientos parecen ser iguales y por eso tienden a confundirnos.

Por eso decidimos explicar tintin por tintin y no dejar a nadie con dudas.

Pero recuerde: estos no son solo procedimientos estéticos. Habla con tu médico para que te diga cuál es el tratamiento más adecuado para ti. Aprovechando, recordamos la importancia de superar el miedo y acudir al dentista con regularidad.

¿Qué son las carillas de porcelana?

Las carillas de porcelana son piezas que funcionan como una especie de cubierta y, como su nombre lo dice, son de porcelana. Tienen unos 7 mm de grosor y están pegados a la parte frontal de los dientes. La intención de este procedimiento es hacer que la apariencia de los dientes sea lo más natural posible. 

¿Y qué son las lentillas dentales?

Las lentillas dentales también son piezas de porcelana. Sin embargo, son más pequeños, con un grosor de unos 2 mm. En otras palabras: ¡son muy delgadas! Si desea información más detallada sobre las lentes de contacto dentales, este artículo tiene todo lo que necesita saber sobre la técnica.

¿Y cuál es la diferencia entre el uso de carillas de porcelana y lentes de contacto dentales?

Como hemos visto, las carillas de porcelana y las lentillas dentales son muy similares, lo que, como ya hemos comentado, muchas veces nos confunde. Sin embargo, lo que los diferencia son sus aplicaciones. 

Las carillas de porcelana suelen estar indicadas para situaciones en las que los dientes han cambiado de color por falta de esmalte o se han oscurecido por algún procedimiento dental.

Los lentes de contacto dentales se usan comúnmente para correcciones menores, como aumentar la longitud de los dientes o la forma de los dientes.

Las carillas de porcelana requieren más desgaste dental que las lentes de contacto. Por tanto, las facetas necesitan más preparación para colocarse. 

¿Cómo se realiza cada procedimiento? 

Para realizar cualquiera de los procedimientos son necesarias al menos tres sesiones, recordando que las carillas de porcelana requieren una mayor preparación para su aplicación. 

Es necesario realizar un estudio facial y dental del paciente antes de decidir el tamaño, forma y color de los dientes. Con lo acordado entre dentista y paciente, si la técnica elegida fue la carilla de porcelana, el siguiente paso es usar los dientes para aplicar las carillas. 

Tras la preparación de los dientes que recibirán el tratamiento (si es necesario), se realiza la impresión. Los moldes se envían luego a un laboratorio para producir las piezas de porcelana o lentes de contacto. Pasada esta etapa, se aplica al paciente. 

Ventajas de las carillas de porcelana y las lentes de contacto dentales

Ambos procedimientos tienen la ventaja de poder corregir la asimetría de los dientes, si existe. También sirven para cerrar el diastema , que son esos espacios entre los dientes. 

Sin embargo, la ventaja que más hace que los pacientes recurran a procedimientos es el blanqueamiento y alteración de la forma de los dientes. 

Además, existen otras ventajas como la longevidad del tratamiento, el bajo mantenimiento y la rapidez de los resultados.

Contras de carillas de porcelana y lentes de contacto dentales

Una de las desventajas de estos procedimientos es que, aunque el mantenimiento es bajo, existe la necesidad de un control dental. Las consultas generalmente se requieren cada seis meses, pero esto puede variar según las recomendaciones de su dentista. 

Otra desventaja es la necesidad de reemplazar piezas de porcelana, que pueden durar hasta 10 años. 

Otra desventaja es el cuidado extra de los dientes. Morderse las uñas o morder diferentes objetos puede destruir la porcelana del tratamiento. Morder alimentos muy duros puede ser un problema. 

Y por último, la preocupación por la higiene bucal: como las piezas de porcelana previenen la identificación de problemas como gingivitis y caries, cepillarse los dientes tres veces al día y usar hilo dental se convierten en hábitos imprescindibles.

Lea también: Hoy es su día: ¡chistes de dentistas para compartir!