Día Nacional de la Esclerosis Múltiple: conozca la enfermedad

El Día Nacional de Concientización sobre la Esclerosis Múltiple se creó en 2006 para informar a la población y dar más visibilidad a la enfermedad y sus portadores. El 30 de agosto fue elegido en honor a Ana Maria Levy, fundadora de la Asociación Brasileña de Esclerosis Múltiple (ABEM), nacida en esa fecha.

Se estima que, actualmente, unos 35 mil brasileños viven con esclerosis múltiple. Comprenda la enfermedad y sepa cuáles son los síntomas.

¿Qué es la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad neurológica crónica. Muchos nervios del sistema nervioso central están rodeados por capas protectoras compuestas por una sustancia llamada mielina. En las personas con EM, por causas desconocidas, aparecen lesiones inflamatorias que destruyen estas capas e interfieren con la transmisión de los impulsos nerviosos, lo que puede provocar diversos grados de discapacidad.

La manifestación de la enfermedad varía ampliamente. Si bien algunos pacientes tienen convulsiones frecuentes con recuperación en los intervalos, conocida como esclerosis múltiple recurrente-remitente (o recurrente-remitente); en otros, los síntomas continúan empeorando sin recuperación y el trastorno se denomina esclerosis múltiple progresiva crónica .

¿Cuáles son las causas de la esclerosis múltiple?

La causa de la EM sigue siendo un misterio. Es un trastorno autoinmune (cuando las células de defensa del cuerpo atacan al cuerpo); pero algunas teorías sugieren que puede ser provocado por un virus o influenciado por factores ambientales. Es interesante notar que la esclerosis es mucho más común en las regiones templadas, como el norte de Europa, que en los trópicos, donde es rara.

Los factores genéticos también son importantes: el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple es mayor entre familiares cercanos.

¿Cuáles son los síntomas de la esclerosis múltiple?

Los primeros síntomas de la esclerosis aparecen en los jóvenes, después de los 20 años, y dependen de los nervios lesionados. No hay una crisis típica: los síntomas pueden durar días o semanas y luego desaparecer durante meses o años.

El nervio óptico, que transmite información visual de los ojos al cerebro, casi siempre se ve afectado, lo que provoca visión borrosa y dolor ocular. Si hay un daño nervioso severo, puede ocurrir ceguera completa.

Lea también: Nuevos tratamientos permiten a los pacientes controlar la esclerosis múltiple

El daño a los nervios en otras partes del cerebro y la médula espinal puede resultar en debilidad en cualquier parte del cuerpo. Las personas con esclerosis múltiple también pueden experimentar desequilibrio y mareos.

Además, la participación de los nervios que irrigan la vejiga causa problemas para orinar; como urgencia frecuente y, a veces, incluso incontinencia. Los hombres pueden tener dificultades para lograr una erección. Muchas personas con esclerosis también sufren de fatiga frecuente; y, a medida que avanza la enfermedad, son comunes los problemas de concentración, memoria (especialmente a corto plazo) y depresión.

¿Cómo se diagnostica la esclerosis múltiple?

El diagnóstico de esclerosis múltiple lo realiza un neurólogo con la ayuda de exámenes clínicos cuando hay dos o más episodios, con un intervalo de algunas semanas, que involucran diferentes partes del sistema nervioso central.

En general, la resonancia magnética muestra áreas anormales en el cerebro que pueden sugerir esclerosis. También es posible medir cómo viajan los mensajes a lo largo de los nervios, utilizando pruebas llamadas respuestas evocadas visuales.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

A pesar de los avances en la investigación, aún no existe cura para la esclerosis múltiple y los tratamientos disponibles buscan reducir la aparición de crisis y, en consecuencia, frenar la progresión de la enfermedad a lo largo de los años. Los medicamentos recetados también tienen como objetivo aliviar los síntomas para mejorar la calidad de vida del paciente.

Además, las terapias complementarias como la fisioterapia, la logopedia, la terapia ocupacional y la psicoterapia juegan un papel clave para ayudar a mantener la movilidad, la independencia y la armonía mental del paciente.