Mamografía: ¿a que edad empiezas?

Ya sabemos que la mamografía puede salvar vidas. Después de esa simple declaración, viene mucha discusión. ¿Deben las mujeres comenzar a tomar el examen a los 40 años o esperar hasta los 50?

La recomendación de cuándo comenzar la mamografía puede variar mucho según el país; en Brasil, el Instituto Nacional del Cáncer (Inca) aconseja comenzar a los 50 años y realizar el examen cada dos años. Pero la Ley 11.664, de 2008, establece que todas las mujeres tienen derecho a realizar el examen a partir de los 40 años.

Inca aclara que la ley no invalida la recomendación anterior. Sin embargo, la recomendación se puede cambiar en algunos casos donde se asume un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama.

¿Quién debería comenzar la mamografía antes de los 50?

Las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama, en las que uno o más parientes de primer grado se vieron afectados antes de los 50 años, tienen un mayor riesgo de tener cáncer de mama. Este grupo debe ser monitoreado desde los 35 años.

Las mujeres que tuvieron su primera menstruación temprano, menopausia tardía (después de los 50), primer embarazo después de los 30 o que no tienen hijos también merecen atención. 

Para las mujeres entre 40 y 49 años que no encajen en estos casos, la recomendación es hacerse el examen clínico anual. A partir de los resultados de este examen, se puede solicitar una mamografía para verificar si hay cambios.

Según la investigación, aproximadamente el 65% de las mujeres descubren tumores al azar. Aunque la auto palpación no se recomienda como método de prevención aislado, debe realizarse siempre que la mujer se sienta cómoda. Puede ser durante el baño, al vestirse o antes de acostarse.

La información es clave

Más importante que centrarse en la técnica es obtener información correcta para que sea posible la detección temprana. Entre las recomendaciones oficiales de Inca destacan las siguientes:

1. Toda mujer debe estar alerta a los primeros signos y síntomas del cáncer de mama, buscando una evaluación médica.

2. Toda mujer debe saber que el control del peso corporal y la ingesta de alcohol, además de la lactancia materna y las actividades físicas, son formas de prevenir el cáncer. ¡Descúbrelo y vive sano!


Atención:

La forma más eficaz de prevenir el cáncer de mama sigue siendo un seguimiento médico constante. Siempre que sospeche de un cambio en su salud, busque el consejo de un especialista.